Los beneficios de diversificar la siembra y no caer en la trampa del monocultivo y el monomercado de soja o maíz.

A inicios de la siembra gruesa 16/17 planteamos la importancia de elegir el cultivo de segunda después del trigo, teniendo en cuenta el aumento de superficie de este cultivo de invierno en 4,3 millones de hectáreas vs 3,6 del 2015, dada la quita de retenciones y apertura de exportaciones, que elevó su competitividad comercial.

Ya en Febrero, con la cosecha de trigo terminada que asciende a 15 millones de toneladas según la Bolsa de Cereales de Bs As (39% por encima del año pasado), y con la soja y maíz de segunda avanzados, luego de las inclemencias climáticas de las primeras semanas de Enero, estamos en condiciones de visualizar las ventajas que demuestra el doble cultivo en la zona más agrícola del país.

En principio veamos que, la superficie de soja se redujo en 900 mil hectáreas respecto a la campaña anterior, por aumento de maíz y por no poder sembrar muchos lotes por sequía o anegamiento; resultando en 19,2 millones de hectáreas implantadas, 3,8 millones de las cuales fueron destinadas a soja de segunda y se proyecta 53,5 millones de toneladas de cosecha.

En cuanto a maíz, con una superficie 16/17 de 4,9 millones de hectáreas, 1 millón más que el año pasado, si bien queda un mínimo de superficie pendiente de sembrar, la mayoría viene en buen estado. Los lotes de segunda, que no superarían las 500 mil hectáreas, ya están siendo refertilizados y algunos controlados por roya del maíz, que avanzó ante los excesos de humedad de Enero.

Así, con trigos de buena calidad, soja y maíz encarrilados y con mejores perspectivas a partir de este mes, podemos visualizar en números los resultados probables del doble cultivo. Considerando los rendimientos promedio de zona núcleo, hacia el Sur de Santa Fe, comparamos los precios proyectados en el MATBA en Septiembre del año pasado, respecto del disponible hoy para trigo, y futuros del MATBA a fecha actual.

Se observa que la suba de precios respecto de lo esperado en Septiembre de 2016, tanto del trigo disponible como del maíz y soja Julio 2017, por tratarse de cosechas de segunda, logran mejorar los márgenes de ambos dobles cultivos, y además la relación margen bruto sobre costos directos resulta muy cercana en ambos dobles cultivos, haciendo que sean competitivos entre sí.

¿Con estos números a la vista: ¿cómo ajustar la planificación comercial?

En trigo, viendo su evolución en el mercado disponible según la pizarra de Rosario, claramente está en un muy buen nivel de precios, y vale la pena aprovechar estos valores y evitar costos de almacenamiento. Hoy, con un precio de exportación en U$S 182/TN y un FAS teórico en $2.616/TN, puede decirse que se ofrece precio lleno al productor y se está valorando la calidad panadera. Si vemos en el gráfico los precios futuros de trigo en el Mercado a Término de Buenos Aires (MATBA), convertidos a $/TN según el Dólar futuro en Rofex, tenemos que a Marzo, Julio y Septiembre 2017 hay subas que apenas superan los $300/TN, lo que no justificaría la espera de 7 meses para concretar las ventas.

Respecto a soja y maíz, los precios de la cosecha de segunda, Julio 2017, vienen en suba tanto en Chicago como en el MATBA, y hay posibilidades de mejora en el corto y mediano plazo, en soja, debido al sostén de la demanda, y en maíz, por la oferta ajustada a nivel local.

Lo cierto es que estos valores podrían mejorar en el corto plazo y mejorar los márgenes del doble cultivo.

Conclusiones: Sabemos que no todo es color de rosas, que muchos agricultores deberán compensar pérdidas de superficie, sea por no haber podido sembrarlas o por menor potencial de rendimiento en lotes afectados por las inundaciones. Por lo mismo, es necesario captar toda mejora de precios en el corto plazo, usar las herramientas de coberturas, ventas en el futuro, opciones de venta, que capten valores tendientes a maximizar los márgenes, y así comprobar la ventaja económica y comercial del doble cultivo, sobre las limitaciones del monocultivo y monomercado de soja o maíz.

Fuente: INTA