Cortar adecuadamente el rastrojo y proveer un volumen de suelo desmenuzado para asegurar un alto porcentaje de eficiencia de implantación, todo con un solo elemento requiere estar atento a algunos detalles

Una de las funciones importantes de las sembradoras para siembra directa es lograr un buen contacto entre la semilla y el suelo. Esto debido a que a través de los puntos de contacto con las partículas de suelo es que las semillas pueden absorber agua. Por tanto cuanto mayor sea dicho contacto, mayores son las probabilidades de lograr altos índices de eficiencia de implantación y velocidad de emergencia. Vale la pena recordar que dicha eficiencia surge de la relación entre las plántulas obtenidas y la cantidad de semillas viables distribuidas sobre el terreno. 

525eaa7860583_648_335!

Es decir que habrá una mejor absorción de agua cuando el suelo se encuentra mas desmenuzado en los sitios donde se descargará la semilla.

En los cultivos implantados sin labranza previa, el trabajo de desmenuzamiento del suelo es realizado por uno o mas de los componentes del tren de distribución. La variedad es muy amplia, hay muchos tipos de cuchillas circulares, pequeños cinceles, cuchillas rotativas accionadas por la toma de fuerza del tractor o incluso el propio surcador doble disco desencontrado. La gran mayoría de las sembradoras que hoy se encuentran en el mercado poseen algún tipo de cuchilla labrasurco en su tren de distribución. Considerando que las hay con distinta cantidad y tipo de ondulaciones se analizan a continuación algunas características.

Corte y labrado

Las cuchillas circulares con ondas cumplen una doble función; cortar el rastrojo y laborear una pequeña franja de suelo donde se depositarán las semillas.

El corte se produce por efecto tijera entre el filo de la cuchilla y el suelo. Para que este corte sea neto sin arrastre del rastrojo ni atoraduras, no se debe superar la profundidad máxima de labor de cada cuchilla además, claro está, de conservar en buen estado el afilado de las mismas. En términos generales dicho valor no debe superar un cuarto del diámetro.

1
Figura N° 1: A mayor profundidad de labor el ángulo de corte es mayor y la capacidad de corte menor.

Asimismo el corte eficiente del rastrojo evita que sea introducido dentro del surco. La presencia de residuos vegetales enterrados en la hilera de siembra interfiere con el normal comportamiento del surcador y además genera cámaras de aire que reducen el contacto suelo-semilla cuya importancia ya destacamos.

El laboreo del suelo se produce gracias al engrane de la cuchilla con el suelo por intermedio de las ondas de la primera. Es decir, por el propio movimiento la cuchilla produce arrastre de la porción de suelo alojado en las ondas, y luego cuando se desprende de la cuchilla se produce el desmenuzamieto de los agregados de suelo.

Debido a esta forma de laborear el suelo, hay algunas cuchillas que tienden a sacar parte de la tierra desmenuzada fuera del surco. Esto dificulta el tapado de la semilla y el logro de una profundidad de siembra homogénea. También se produce mayor pérdida de humedad por evaporación.

Para evitar este inconveniente muchos fabricantes de sembradoras han incorporado, y los ofrecen de serie, los conocidos flejes laterales que en distintos diseños contienen la tierra desmenuzada dentro del surco.

Se debe tener bien en claro que estos flejes no son la solución para sembrar a velocidades elevadas. Muchas veces el “revoleo” de tierra fuera del surco es consecuencia de una velocidad de siembra superior a la máxima recomendada. El hecho de disponer de estos flejes a los lados de la cuchilla labrasurco es para mejorar el trabajo de ésta y no para arreglar los errores de conducción que, como es sabido, generan además otros problemas en la descarga de semillas y la uniformidad de distribución de éstas en el fondo de surco.

Características

Además del diámetro, el tipo y número de ondulaciones son otro parámetro que define el trabajo que es capaz de realizar la cuchilla.

El tipo se refiere a la disposición de éstas, pueden ser del tipo radiales o tangenciales. Las radiales pueden llegar hasta el filo, de modo de tener filo ondulado, o bien pueden estar ubicadas en la parte central de la cuchilla sin llegar al filo, siendo éste, liso. Las cuchillas con este último tipo de filo requieren menor peso para penetrar el suelo. Las ondulaciones tangenciales hacen un trabajo mas agresivo sobre el suelo. Por su forma pueden ser lineales o rectas  (cuchilla Turbo), o bien, curvas o helicoidales (cuchilla Action).

2
Figura N° 2: Cuchilla de filo liso.

La cantidad de ondulaciones determina la capacidad de laboreo y el tipo de suelo para el que son mas aptas. Aquellas con mayor número de ondulaciones poseen mayor capacidad de laboreo generando agregados de menor tamaño y son especialmente aptas para suelos arcillosos. En cambio las cuchillas con menor cantidad de ondulaciones (8 – 12) son mejores para suelos arenosos donde no es necesario un trabajo muy agresivo ya que se desmenuzan con facilidad.

Figura N° 3: Aquellas cuchillas que poseen mayor número de ondas tendrán un ancho de franja labrada menor
Figura N° 3: Aquellas cuchillas que poseen mayor número de ondas tendrán un ancho de franja labrada menor

Otras alternativas

Para mejorar aún mas el trabajo de labranza en esta pequeña franja de suelo existe la posibilidad de agregar una pequeña púa de cincel. El trabajo que ésta realiza es muy similar a un arco de cincel convencional, solo que en menor escala. Produce un resquebrajamiento de la estructura del suelo en un espacio mayor que la zona trabajada por la cuchilla.

El factor humedad

El grado de desmenuzamiento que generan los órganos labrasurco depende también, del contenido de humedad del suelo al momento de la siembra. Un suelo demasiado húmedo es mas propenso a deformarse que a desmenuzarse; y en el otro extremo uno muy seco es mas duro y mas difícil de romper en agregados pequeños.

A su vez un mismo tipo de labrasurco se comporta de un modo diferente, en un mismo suelo, cuando el contenido de humedad varía. Incluso durante los pocos días que puede durar la siembra, principalmente en cultivos de verano, y mas aún en el caso de una soja de segunda.

FUENTE: Ing. Agr. Ezequiel Pezzoni para Agritotal.com