Poroto mung en el noreste de Córdoba

Estrategias y dificultades para el manejo de esta alternativa de leguminosa.

El Poroto mung [Vigna radiata (L.) Wilczek] es una leguminosa que se concentra en la zona del noreste de Córdoba. Si bien la fecha de siembra optima oscila entre la segunda quincena de octubre y primera de noviembre, se trata de un cultivo muy flexible que permite siembras tardías, incluso de enero.

Es una especie de ciclo corto de entre 45 y 100 días, periodo que puede variar según la disponibilidad de agua. Es esta condición la que convierte a la leguminosa en una alternativa interesante, ya que permite cosechas de febrero y la acumulación de agua en el perfil para los cultivos en invierno. 

En cuanto a materiales, si bien existen más de 70 variedades inscriptas en el INASE, sólo 3 o 4 copan la mayor superficie. La densidad de siembra varía entre 25 y 30 kg semilla/ha, lo que se traduce en 22 a 25 plantas/m2. La fertilización suele ser nula, recibiendo sólo una inoculación para acelerar la germinación y emergencia, mejorar la sanidad y rendimiento.

Para el control de malezas resistentes, el poroto mung permite el uso de los mismos herbicidas residuales que se usan en soja. En esta campaña en particular, la zona estuvo muy golpeada por las malezas, a causa de problemas en la incorporación de pre emergentes y condiciones climáticas de mucho viento que condicionaron la aplicación de fitosanitarios.

No presenta problemas de insectos, siendo afectado solamente por algunos escapes de mosca blanca en las primeras etapas y por chinches hacia R3.

Pero si bien la mosca blanca no produce daños directos, es factor de transmisión de enfermedades virósicas, uno de los problemas que más limita el cultivo debido a la ausencia de herramientas de control efectivas. El poroto mung también es sensible a otras enfermedades como las bacteriosis, de difícil control, y algunas fúngicas, que requieren de aplicaciones sanitarias después de floración.

En esta última campaña, las precipitaciones de enero fueron escasas en la zona, pero la recarga de las primeras semanas de febrero permitió rindes de hasta 700 kg/ha, lo que es un buen resultado teniendo en cuenta que los rendimientos medios del poroto mung oscilan entre 500 y 1200 kg/ha.

Etiquetas: