Un suelo sin vida, es solo tierra

Aula Aapresid sigue recorriendo el país dejando su semilla. Esta vez la Regional Bahía Blanca llevó todo lo que aprendimos en siembra directa a colegios secundarios de la zona.

El pasado 9 de octubre, en el campo “La Estancia” ubicado en Larligau, en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, se dio lugar a una jornada más de Aula Aapresid, organizada por la Regional Bahía Banca. Esta fue dirigida a alumnos de escuelas secundarias pertenecientes a las localidades de: Frapal, Aparicio, Cascallare y Coronel Dorrego; con el objetivo de ir generando, desde temprana edad, conciencia sobre las buenas prácticas agrícolas y la importancia  de ellas.

Para iniciar la jornada, Ricardo Ochoa, miembro pionero de la Regional anfitriona, dio la bienvenida a los alumnos y agradeció a los presentes por el compromiso de acercarse a escuchar lo aprendido en todos estos años de siembra directa. Ochoa aclaró  que “los grandes” están comprometidos con los chicos del futuro y la intención de la Regional es volcarse completamente a ellos, por otro lado, desafió a los alumnos a aprovechar las oportunidades de preguntar y evacuar todas las dudas que tengan. 

Aula Aapresid Bahía Blanca 091013 (2)

Seguidamente, la Ing. Agr.   María Marta Casali, ex presidente de la Regional Bahía Blanca, explicó a los alumnos que Aapresid está formado por un grupo de productores y personas dedicadas al agro, interesadas en la conservación de los recursos suelo, agua y aire. Luego aclaró que la siembra directa es un sistema de producción y no una práctica “con esta modalidad de trabajo buscamos cuidar el ambiente”, sentenció Casali luego de repasar los principios básicos o buenas prácticas agrícolas.

Para que los alumnos comprendan el impacto de prácticas agrícolas no conservacionistas, la Ingeniera se detuvo en cada uno de los recursos.

Primeramente dijo que la labranza convencional, habitual todavía en el sudoeste bonaerense, afecta negativamente en el Suelo, predispone a la erosión hídrica y eólica. “Por el uso del arado, el viento y el agua se llevan 11 toneladas de nuestro suelo y no se recupera. Al perderse el horizonte “A”  el campo queda sin piel y pierde vida en gran parte. La adopción de la siembra directa ha permitido reducir la erosión 90%. Un suelo sin vida es solo tierra, para que nuestros campos no sean solo tierra debemos cuidarlo, favoreciendo la vida de microorganismos. Esto se logra manteniendo una cobertura y haciendo rotaciones. Ellos necesitan vivir y para eso tenemos que brindarles distintos alimentos como el trigo, la soja, el maíz, el sorgo, las pasturas, etc. Ellos son igual que nosotros, requieren distintos alimentos como lo necesitamos nosotros. La tierra es generosa con quien sabe tratarla, escuchen a la tierra que ella sabe”, destacó Casali.

Siguiendo con los recursos, María Marta se enfocó fue el Agua.  La integrante de la Regional advirtió que a nivel mundial, solo 2,7% es  agua dulce y de esa cantidad el 2% está en forma de hielo y el 0,7% es utilizado para las actividades humanas (10% para uso domestico, 20% de uso industrial y el 70% está disponible para la agricultura.

Con el objetivo de hacer participar a los alumnos y generar el debate, se dispararon una serie de preguntas “¿Cómo estamos usando el agua? ¿Cuánta agua consume una persona por día?” Respecto al primer interrogante, la ingeniera aclaró que las mayores pérdidas de agua se dan por evaporación y por escurrimiento, de ahí la importancia en mantener cubierto el suelo con un tapiz vegetal. En ese sentido, el sistema de SD reduce la perdida de agua en un 70%. Luego, mencionó que una persona consume entre 2 y 4 litros en agua bebible y en 2000 y 5000 litros de agua en forma de alimento. Para producir un kilo de carne se necesitan 15000 litros de agua, para producir un kilo de soja se necesitan 1000 litros. De ahí la importancia de cuidar el agua.

Aula Aapresid Bahía Blanca 091013 (4)A continuación, Casali también hizo énfasis en el cuidado del Aire, “Debemos reducir el efecto invernadero. Con SD disminuimos las emisiones de CO2 en forma importante, el consumo de combustible se reduce en un 40% por el menor número de labores. Un barco que derrama petróleo en el mar o tirar basura en los cursos de agua, son sinónimos de desastre ambiental; pero un campo que presenta cárcavas también es un desastre ambiental, que ellas no estén es uno de los objetivos de la SD”, sentenció.

Dando vuelta la página, la socia de Aapresid se refirió a un tema que suele ser controvertido en la comunidad, los fitosanitarios que se utilizan en el agro. Para derribar algunos mitos, Casali aclaró que la toxicidad de los productos químicos que se aplican en los cultivos fue disminuyendo en el tiempo,  progresivamente se fue reduciendo el uso de productos banda roja (productos peligrosos) dando paso a los productos son de banda verde (normalmente no ofrecen peligro), llegando éstos últimos al 2013 con el mayor porcentaje de adopción.

Aula a cielo abierto

Para reforzar los conceptos discutidos en el galpón, los alumnos se dirigieron a un aula a cielo abierto, el campo. Con fines didácticos, la Regional organizó diferentes estaciones temáticas.

La primera parada fue un cultivo de vicia sembrada sobre una promoción de avena. Allí,  Jorge Mendoza, miembro de la regional, explicó una de las formas de producción de estas pasturas y la importancia de utilizar distintas especies. Con pala y barreno  en mano, Mendoza mostro el perfil de suelo y destacó la importancia de las raíces en el suelo. Pasando al lote de centeno, los alumnos pudieron conocer la utilidad de este cultivo para la alimentación del ganado y su valor dentro de la rotación.

Un tema que no podía faltar en la recorrida fueron “los rastrojos”. In situ, los chicos vieron los residuos de la cosecha anterior en superficie. Allí, Cristian Kleine e Ignacio Irastorza, ambos miembros de la regional, explicaron la importancia de mantener el suelo cubierto para reducir el impacto de la gota de lluvia, evitar la erosión y mejorar la infiltración. “Al mantener cubierto el suelo, las variaciones de humedad, temperatura y nutrientes son menores, eso genera que las cosechas sean más seguras y estables. Este sistema de siembra directa aumenta los rindes en las épocas que se presenta algún tipo de estrés”, aclaró Kleine.

La última parada de campo fue sobre un cultivo de trigo. En el lote,  Diego Irastorza y Diego Mayol, integrantes de la regional, hablaron sobre rotación y generación de cobertura. Irastorza explicó la secuencia de cultivos vienen haciendo y resaltó los rendimientos diferenciales obtenidos, respecto a los vecinos que no utilizaban este sistema de SD.

Aula Aapresid Bahía Blanca 091013 (3)

Diego Mayol también remarco lo fundamental que es hacer buenas prácticas agrícolas. “El clima está cambiando consecuencia del maltrato que le hacemos al medio ambiente, esto se manifiesta en las catástrofes que sufrimos, otra forma de darnos cuenta que algo está pasando, es pensar en que antes podíamos abrir las cadenas de las tranqueras con la mano en pleno verano, hoy en día levantan tanta temperatura que tenemos que agarrar las cadenas con guantes. Difundamos las buenas prácticas de manejo que vienen de la mano de la SD y no sigamos con la destrucción del planeta. Seamos sustentables en todos los ámbitos de la vida y eso nos permitirá dejarles la mejor herencia a nuestros nietos”, desafió Mayol.

Ida y vuelta

Nuevamente en el galpón se dio lugar a una ronda de preguntas y respuestas. A fin de que los chicos se saquen todas las dudas de los conceptos vertidos durante la jornada, organizados en grupos, los alumnos escribieron algunas cuestiones. A su tiempo, todos los integrantes de la Regional Bahía Blanca fueron respondiendo las diferentes inquietudes de los asistentes.

Algunas de las preguntas fueron:

¿Cuáles son las desventajas de la siembra directa?

No conocemos desventajas. La única puede ser las cuevas de peludo, pero si hay cuevas quiere decir que hay vida y eso es una ventaja. Otra desventaja,  por asi decirlo, es tener que estar informados continuamente, la SD obliga a usar la cabeza, trabajar más y caminar los lotes. Los argentinos somos picaros y nos gusta pensar a 6-7 meses; con la SD tenemos que  ser inteligentes y pensar a largo plazo.

¿Existe algo intermedio entre siembra directa y convencional?

Todos los que empezamos en esto hicimos eso. Pero es una mentira, eso no resulta, si queremos hacer las cosas bien tenemos que planificar, pensar y volcarnos a la SD y de ahí no volver. Si regresamos a roturar el suelo se pierde todo lo que se logro anteriormente.

¿Qué rinde mas, siembra directa o convencional?

Es difícil comparar cosas distintas, pero la siembra directa es siempre más rentable porque reduce los riesgos, esto se ve manifestado en épocas de secas. Cuando hemos tenido estrés, en los campos de con SD se obtuvo mejores rendimientos.

Evacuadas las dudas de los alumnos, el flamante Presidente de la Regional Aapresid Bahía Blanca, Javier Irastorza  dio fin a la jornada agradeciendo a los chicos por la atención y predisposición para con ellos. Antes de la despedida, incitó a los jóvenes a investigar y estudiar, para que cada uno arribe a propias conclusiones sobre las nuevas formas de producción.

Etiquetas:, , , , ,