22/02/13 10:58

Cómo manejar integralmente el problema de SARG

Desde su descubrimiento, la EEAOC ha trabajado en el tema. Hoy cuenta con información para su manejo en el cultivo de soja, en la región.

Desde noviembre de 2005, cuando se descubrió la existencia del sorgo de Alepo resistente a glifosato (SARG) en Tucumán, la Estación Experimental Agropecuaria de Obispo Colombres ha trabajado en el tema y hoy cuenta con información para el manejo del problema en el cultivo de soja en la región. El presente trabajo resulta de experiencias realizadas con las poblaciones de SARG de Salta y Tucumán. En estas provincias, el ciclo de crecimiento estival de esta maleza guarda similitud, difiriendo en otoño e invierno en localidades como Tartagal (Dpto. Gral. San Martín, Salta) donde el SARG puede vegetar todo el año. Por ese motivo, las recomendaciones formuladas en este trabajo deben ser ajustadas regionalmente, de acuerdo con el ambiente, los cultivos con los que compite y también con las posibles particularidades genéticas del biotipo difundido en la zona.

Manejo Las medidas de manejo del SARG se pueden agrupar de acuerdo con los niveles de infestación en un lote, correspondiendo el primero de ellos a la inexistencia de la maleza, y el último, a un nivel de alta infestación. Este agrupamiento contribuye a comprender la evolución de la invasión del biotipo resistente en un establecimiento.

Primer nivel de manejo Se refiere a lotes donde todavía el SARG no ha ingresado, en los cuales deben practicarse medidas de prevención para impedir su arribo. También, en esta instancia, debe prestarse atención a otras malezas cuya población esté en crecimiento (tolerantes a Glifosato y escapes). Estas medidas se pueden agrupar en dos categorías: a) preventivas propiamente dichas y b) uso correcto de herbicidas. Medidas preventivas propiamente dichas • Limpieza de máquinas cosechadoras: existen pruebas sobre la influencia de las máquinas cosechadoras en el traslado de las semillas de SARG a grandes distancias y en su distribución dentro de un lote cuando se trilla la soja en un manchón de la maleza. Por ello, la medida más importante de prevención consiste en la limpieza de la máquina para librarla de semillas de sorgo de Alepo y de cualquier otra especie de maleza. Las instrucciones para realizar esta operación pueden ser consultadas en la página web de la EEAOC (www.eeaoc.org.ar/up-load/upload/gacet_pruso.pdf). Idéntica precaución debe tomarse con otras maquinarias y vehículos que provengan de lotes con presencia de SARG • Monitoreo del lote: la detección temprana del SARG solo puede realizarse con el monitoreo minucioso de los lotes, luego de realizadas las aplicaciones de glifosato en los barbechos químicos de presiembra o en los tratamientos de manejo de la soja. Es aconsejable otorgar a este tipo de evaluación la misma jerarquía que la búsqueda de insectos o enfermedades.

Uso correcto de herbicidas • Tratamientos con glifosato en tiempo y forma: cuando las plántulas de SARG originadas por semillas son pequeñas, pueden ser controladas con este herbicida en las dosis usuales para el manejo de la soja. Existen hipótesis para explicar ese comportamiento, lo cual no altera la condición de resistente del biotipo. En prevención se recomienda la aplicación temprana del glifosato (estadios V3 – V5 de la soja).

• Rotación de modos de acción de herbicidas y de cultivos: la reiteración de un mismo tratamiento herbicida puede provocar la selección de un biotipo resistente y facilitar el posterior incremento de su población. La diversidad en las prácticas agrícolas constituye la estrategia elemental para prevenir la aparición de malezas resistentes a un determinado producto. La rotación de cultivos, práctica fundamental para el manejo racional del suelo, plagas y enfermedades, también influye sobre la población de malezas y su diversidad, siempre que los herbicidas que se utilicen difieran en su modo de acción. El actual sistema de producción, basado en el empleo excluyente de glifosato, indefectiblemente favorecerá a las malezas que lo toleren o lo resistan. La realización de rotaciones de modos de acción de herbicidas se contrapone actualmente a la rentabilidad a corto plazo que se obtiene con la siembra directa y el cultivo de variedades RG. Por lo tanto, la toma de decisión para la implementación de esta recomendación requiere la consideración de la importancia económica del control de un biotipo resistente cuando invade totalmente un campo y de lo cual ya existen ejemplos en el país.

Segundo nivel de manejo En este nivel se incluyen los lotes donde se detectaron matas aisladas o agrupadas de SARG y que corresponden a las etapas iniciales de su invasión.

En este caso, los objetivos deben ser: a) impedir la producción de semillas viables; b) impedir la generación de nuevas plantas y c) la eliminación de los rizomas de las matas grandes. Por efecto de la siembra directa, ya no se utilizan los instrumentos de labranza que contribuían al traslado y troceo de los rizomas, igual que al enterramiento y estratificación de las semillas del sorgo de Alepo (arados, rastras y cinceles, etc.). De este modo, el avance del área invadida se limita al crecimiento de los rizomas y al éxito que tengan las nuevas plantas originadas por semillas para constituir una mata rizomatosa.

Medidas preventivas

• Delimitación y mapeo del área invadida: el sector donde se encuentra el SARG debe ser tratado como una unidad particular, cuyo manejo se debe realizar en función de esta maleza, por cuanto allí no existirá coincidencia con las prácticas que se realicen en el resto de la explotación que se encuentra libre de ella. Se debe tener en cuenta que un programa de erradicación de las primeras matas invasoras puede tomar algunos años tanto en el control efectivo como en el monitoreo.

• Monitoreo del lote: es de suma importancia vigilar el rebrote de las matas, sus posibles floraciones, el resultado de los tratamientos efectuados y la constitución de nuevas plantas de semillas. De acuerdo con estas observaciones, se debe seleccionar la práctica de manejo apropiada.

• Despanojado y manejo de la cosecha: como consecuencia de la heterogeneidad en la emergencia de las plantas, atribuida a su naturaleza (rizomas, coronas y semillas) y sus particulares exigencias bioclimáticas, puede suceder que aunque se hubieran efectuado tratamientos químicos, algunas plantas de SARG lleguen a florecer. En ese caso, las panojas deben ser cortadas a mano y embolsadas, procediendo al final de campaña a la quema de todo el material recolectado. En ningún caso se debe cosechar un sector con panojas y semillas maduras ya que éstas serán distribuidas en el lote y trasladadas a los próximos destinos de la trilladora.

Control químico

• Control químico preventivo: se refiere al empleo de herbicidas residuales de comprobado efecto graminicida en el área descripta en “Medidas preventivas”. A esos efectos, se recomienda el empleo de los herbicidas S-Metolaclor o Acetoclor, en las dosis recomendadas en sus marbetes según el tipo de suelo del lugar. Con esta práctica, se previene la emergencia de plantas originadas de semilla mientras dura el efecto del producto utilizado.

• Tratamientos con glifosato en tiempo y forma: con el mismo criterio explicitado anteriormente.

• Tratamientos localizados (manchoneos): se refieren a la aplicación manual con mochilas para el control individual de las matas grandes. Este sistema se adapta y resulta económico para el manejo de las infestaciones iniciales de SARG. Considerando el cultivo de soja, estos tratamientos pueden ser clasificados como selectivos y no selectivos. Los tratamientos localizados selectivos emplean herbicidas graminicidas de los grupos conocidos como FOP y DIM, de los cuales existe no menos de una decena de productos registrados en el país y que constituyeron la principal herramienta para el manejo del sorgo de Alepo antes de la aparición de las variedades de soja RG. La eficiencia de este tipo de herbicidas es mayor cuando el SARG se encuentra en activo crecimiento y no supera la altura de 30 a 40 cm. Sus efectos sobre la masa de rizomas no son comparables a los que se obtienen sobre los órganos aéreos, razón por la que la maleza rebrota y es necesario reiterar el tratamiento. Aunque con su empleo se logra una lenta eliminación de una mata, resultan sumamente eficientes para la eliminación de las panojas o para la producción de semillas no viables, cuando son aplicados mientras la inflorescencia esta embuchada. Los tratamientos localizados no selectivos incluyen tres herbicidas que han sido seleccionados como altamente eficientes para el control de los rizomas y los órganos aéreos del SARG: Imazapir (Arsenal, Crearsol, Sunshine), Imazapic (Cadre, Panoramic) y Nicosulfurón (Challenger). Estos productos no son selectivos con la soja en pre- ni en posemergencia, pero su empleo se justifica porque en el lugar donde se encuentran las matas grandes de SARG, tampoco crece el cultivo y constituyen la única herramienta encontrada hasta el momento para eliminar la densa masa rizomatosa subyacente. Para el control de matas sobrevivientes al barbecho químico se recomienda realizar un tratamiento en presiembra de la soja, con boquillas tipo cono lleno para limitar el mojado al espacio donde se encuentra la mata de sorgo. El cuadro siguiente es una guía para la formulación de soluciones con diferentes herbicidas no selectivos para el control de SARG con mochilas manuales en manchoneo.

Producto

Cantidad en 20 L de agua

Imazapir

200 cc

Imazapic

50 g

Nicosulfurón

9 g

• Manejo de plantas nuevas emergidas con el cultivo cerrado: puede suceder que en el monitoreo de la zona afectada se encuentre que sobre la soja “cerrada” en su canopeo comienzan a emerger las hojas y posteriormente tallos y panojas de SARG. En esta situación, no se debe dudar en aplicar un graminicida (FOP y DIM) antes de que las plantas florezcan.

Tercer nivel de manejo Corresponde a los lotes muy invadidos por el SARG, en los cuales la distribución de las plantas no permite la delimitación de un sector definido y en consecuencia se debe realizar un manejo generalizado para todo el lote

• Barbecho químico: el agregado del herbicida MSMA a la mezcla tradicional de glifosato + 2,4 D permite “quemar” la parte aérea del SARG y facilitar la siembra de la soja. Este efecto herbicida disminuye paulatinamente y el sorgo emite nuevos rebrotes. Entre los 20 a 30 días, la maleza se encuentra en condiciones foliares apropiadas para la realización de los tratamientos herbicidas recomendados para suceder a este barbecho químico. Los resultados de la mezcla de glifosato y 2,4 D con MSMA dependen de la calidad de la aplicación, del estado del sorgo de Alepo y de la dosis utilizada para este último herbicida. Aunque no puede catalogarse como un herbicida de contacto, para un buen efecto sobre el sorgo de Alepo se debe buscar que el MSMA cubra la mayor parte de su follaje. Ello es posible cuando se realiza el tratamiento en condiciones climáticas apropiadas y con tecnología que asegure un buen número de gotas por superficie y en toda la planta. Por otra parte, es conocido que los efectos de este herbicida son de mayor duración cuando la aplicación es realizada próxima al estadio reproductivo de la planta (hoja bandera, floración). Con la experiencia actual, aconsejamos una dosis de MSMA que oscila en el rango de 1 a 2 l/ha, correspondiendo el mayor valor a un estadio vegetativo temprano del SARG. El MSMA tiene efectos antagónicos con el glifosato en el control de algunas especies de malezas. Así, se observaron controles ineficientes de Trichloris (gramínea perenne) y de “yuyo colorado o ataco” (solucionable con el agregado de 2,4-D), existiendo antecedentes sobre tal interacción negativa. Por tal motivo, sólo se recomienda la mezcla con MSMA en los barbechos químicos cuando el SARG esté presente.

• Manejo del cultivo de soja: como consecuencia del rebrote de las plantas de SARG tratadas con MSMA, o de la emergencia de nuevas plantas en forma posterior al barbecho químico (de semilla, rizomas o corona), es necesario la realización de un control químico cuando el cultivo se encuentra en los estadios V3 a V5. Actualmente recomendamos tratamientos con graminicidas o con Imazetapir (Pivot) en mezcla con glifosato. En los tratamientos con herbicidas graminicidas, nuevamente se recurre a los graminicidas (FOP y DIM) a los que se hizo referencia anteriormente. En este caso, el planteo que corresponde realizar es si se los puede mezclar o no con glifosato, a los efectos de controlar todo el espectro de malezas presentes en una sola aplicación. La mezcla de glifosato con graminicidas ha sido estudiada para el control de maíces RG “guachos” dentro del cultivo de soja y los productores del norte del país utilizan dicha mezcla sobre la base de sus propias experiencias. No resulta conveniente formular una recomendación al respecto sin la participación de los laboratorios fabricantes. La mezcla de Imazetapir con glifosato posee un registro comercial para el manejo de variedades de soja RG y constituye una muy buena combinación para el manejo del SARG, porque el primero tiene efectos de control sobre la parte aérea y también sobre los rizomas (más que un graminicida y menos que Imazapir), lográndose con ella efectos herbicidas durante 40 a 50 días. No existe todavía un estudio sobre la tolerancia de las diferentes variedades de soja al Imazetapir. Probablemente, en algunos casos pueda registrarse acortamiento de entrenudos y las variedades de crecimiento definido podrían ser más afectadas. Este aspecto es el factor que dificulta la recomendación de una dosis, la cual es de 100 g ia/ha de Imazetapir para SARG. Con cualquiera de los dos tratamientos citados precedentemente, probablemente sea necesario la realización de otra aplicación para el control del SARG que emerge sobre la soja cuando ésta tiene cerrado su canopeo. Este tratamiento debe realizarse con alguno de los graminicidas (FOP o DIM) a los que se hizo referencia precedentemente. En condiciones climáticas favorables para el crecimiento del SARG, al menos en el norte del país, puede ser necesario hasta un tercer tratamiento de control con graminicidas. Por eso es en este nivel de manejo donde se aprecia el impacto económico que representa el biotipo resistente y se justifican las medidas preventivas y de control sugeridas para los niveles precedentes. El siguiente gráfico indica los costos de diferentes alternativas de control químico para este nivel de manejo, las cuales también pueden ser consideradas como el ahorro que realiza un productor que extrema las acciones para que esta maleza no ingrese a su explotación.

A modo de resumen:

Primer nivel de manejo (todavía no hay SARG)

Medidas preventivas Limpieza de máquinas cosechadoras
Monitoreo del lote
Uso correcto de herbicidas Tratamientos de glifosato en tiempo y forma
Rotación de modos de acción de herbicidas y cultivos

Segundo nivel de manejo (matas aisladas o agrupadas de SARG)

Medidas preventivas Delimitación y mapeo del área invadida  
Monitoreo del lote  
Despanojado y manejo de la cosecha  
Control químico Control químico preventivo S-Metolaclor o Acetoclor
Tratamientos con glifosato en tiempo y forma  
Tratamientos localizados Selectivos Graminicidas FOP o DIM
No selectivos Imazapir o Imazapic o Nicosulfurón
Manejo de plantas nuevas emergidas en el cultivo cerrado Graminicidas FOP o DIM

Tercer nivel de manejo (lote invadido por SARG)

Control químico Barbecho químico Glifosato+2,4-D+MSMA
Manejo del cultivo de soja Glifosato+Graminicidas FOP o DIM Glifosato+Imazetapir Graminicidas FOP o DIM

Conclusiones

  • Los estudios para el manejo del SARG no han concluido y en este trabajo sólo se presentan los avances para su manejo en el cultivo de soja en el NOA, donde esta maleza presenta un número mayor de ciclos de crecimiento (de semillas y rizomas) que en las otras regiones productoras de granos hacia el sur del país.
  • Existen antecedentes en los EE. UU. sobre biotipos de sorgo de Alepo resistentes a Nicosulfurón, Imazetapir y diferentes graminicidas, los cuales son precisamente algunos de los herbicidas recomendados en este texto. Ello quiere decir que, a menos que se realice una política de prevención de la aparición de resistencias, es probable que con el uso reiterado de estos productos se seleccione un biotipo de sorgo de Alepo u otra especie que revista esa condición.
  • El problema de la resistencia a herbicidas es importante y a menos que el productor tome conciencia de ello y actúe en consecuencia, en el futuro es probable que no se disponga de productos para el control de algunos biotipos de malezas.

Fuente: en base al trabajo de Ignacio Olea, Sebastián Sabaté y Francisco Vinciguerra Técnicos de la sección Manejo de Malezas de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres malezas@eeaoc.org.ar