22/02/13 10:40

Dos malezas que se vienen con todo

El escape de “Yuyo colorado” y “Digitaria insularis” al control con glifosato, preocupa a productores de Santiago del Estero. En la zona de Bandera, Santiago del Estero, aparecieron casos de malezas que se escaparon al control con glifosato. Aún con dosis más altas de lo habitual, “Yuyo colorado” y “Digitaria insularis” sobrevivieron a la aplicación del herbicida. ¿Serán dos nuevos casos de resistencia? Si bien no está comprobado, los casos positivos declarados en Brasil y Paraguay llevan a pensar que la respuesta puede ser afirmativa. Además de los antecedentes de resistencia a glifosato conocidos en nuestro país, Sorgo de Alepo (Sorghum halepense) y Echinochloa colona, estos posibles nuevos casos merecen un llamado de atención. Sabemos que el control de malezas es clave para alcanzar una producción rentable y los herbicidas siguen siendo una herramienta importante. Pero el mal uso, o abuso, de estos productos puede acarrear problemas mayores, como la resistencia a herbicidas. Características de las malezas Yuyo Colorado (Amaranthus quitensis) Yuyo Colorado es una hierba anual de 20 a 65 cm de altura, pudiendo llegar a los 2 metros. Los tallos son erguidos muy ramificados desde la base, dando la forma de mata globosa, presenta panojas características color rojizo (Figura 1).

Ampliar
 
Ampliar Ampliar
Figura 1. Amaranthus quitensis. Plántula e inflorecencias. Su desarrollo es estival y es sensible a heladas. Se propaga por semillas (puede producir hasta 100.000 semillas/planta, la viabilidad de las mismas puede ser mayor a 6 años). Florece y fructifica desde principios de verano hasta el otoño. Tiene la capacidad de florecer desde los 10 cm hasta los dos metros de altura. Es de rápido crecimiento y muy competitiva por nutrientes. Yuyo colorado es una maleza predominante en el cultivo de soja en la Región Pampeana, es capaz de producir pérdidas significativas del rendimiento, densidades de 1 planta/m2 pueden ocasionar disminuciones del 13% en el rendimiento de soja. En nuestro país, el primer caso de resistencia documentado correspondió a yuyo colorado (Amararanthus quitensis) resistente a her­bicidas inhibidores de la enzima acetolactato sinta­sa (ALS), es decir, imidazolinonas, sulfonilureas y triazolpirimidinas. El momento de la aplicación de un herbicida postemergente es crítico para la efectividad en el control de las malezas anuales: la susceptibilidad es mayor en malezas de menor tamaño. Existen evidencias que demuestran que las dosis reducidas de herbicidas postemergentes aplicadas cuando la maleza se encuentra en activo crecimiento y en estado juvenil pueden proporcionar un adecuado nivel de control y una significativa reducción en la producción de semillas. Existe un espectro importante de herbicidas para el control del “yuyo colorado”, pueden citarse el glifosato y sulfosato. Digitaria insularis Digitaria insularis también es conocida como Paja de Zorro, Plumerillo, Barba de Indio, Raba de Zorra. Esta planta herbácea (Figura 1) desarrolla órganos de reserva y estrategias, como la pérdida de hojas en la estación desfavorable, que le permiten vivir más de dos años. Tiene tallos fértiles que pueden medir entre 50 y 100 cm, los cuales son portadores de flores o esporangios, y tallos estériles. Su crecimiento inicial es lento, pero después de iniciar el proceso de floración este se acelera y el área foliar aumenta. Al comenzar el proceso de envejecimiento, se produce la pérdida de hojas y el área foliar se reduce. Figura 2. Digitaria insularis en un lote donde se aplicó 2,5 lt/ha de Glifosato. Tiene la característica de ser una planta perenne, con alta producción de semillas de fácil dispersión y germinación. Las semillas pequeñas son diseminadas por el viento, lo que la convierte en una especie “peligrosa” por su dispersión y colonización de otras áreas. Las semillas tienen gran potencial de germinación y de emergencia en los campos. Esta especie ya ha mostrado resistencia al glifosato en Paraguay y Brasil. Si bien en nuestro país aun no se han encontrado plantas de la especie con mecanismos de resistencia al principio activo del glifosato, su control demanda cada vez mayores dosis del producto, por lo que resulta necesario continuar con el seguimiento de la especie. Para evitar la infestación de la referida maleza, la primera recomendación, es que los productores realicen una buena cobertura de suelo con distribución pareja de rastrojos y la segunda, que lleven a cabo un control inmediato apenas emergen las plantas de D. insularis. Es importante que se controle principalmente esta especie antes de la siembra de la soja, porque es el momento en que los productores deben realizar un monitoreo de su campo  y estar atentos ante las primeras apariciones. Al planificar el control químico es importante considerar la rotación de productos. La falta de un control efectivo puede causar un daño económico importante al productor, debido al alto poder de competencia que tiene esta maleza con el cultivo de soja. Se reconocen buenos resultados tratando a la maleza con productos formulados en base a Glufosinato de Amonio. Por último cabe destacar algunos ensayos realizados en Brasil sobre Digitaria insularis, que han determinado que se podría reducir a la mitad la dosis de glifosato agregando urea y sulfato de amonio en el caldo de pulverización. Las conclusiones son por el momento muy limitadas ya que se trabajó en invernadero, pero los resultados fueron concluyentes como para justificar mirar con optimismo esta técnica para reducir la dosis del herbicida sin bajar su efectividad. Definición de resistencia a herbicidas Resistencia es la capacidad de un biotipo, dentro de la población de una maleza, que le permite sobrevivir y reproducirse pese a la aplicación de un herbicida que, bajo condiciones normales de utilización, controlaría efectivamente todos los demás individuos de la misma población. La resistencia a un herbicida se origina en una mutación, que no es inducida por el herbicida. Una mutación natural y espontánea (única o múltiple) puede determinar –entre otras cosas–la resistencia del biotipo a un herbicida. Cuando se aplique ese herbicida, la ventaja adaptativa de ese nuevo biotipo le permitirá sobrevivir y podría resultar seleccionado frente a los demás individuos susceptibles de la misma especie. La selección de un biotipo de maleza resistente a cierto herbicida puede producirse cuando se efectúe –en forma reiterada–cierta forma de manejo del herbicida que, en combinación con la biología propia de la maleza, promueva la supervivencia y expansión del nuevo biotipo. Prevención y adecuada utilización del glifosato El glifosato es uno de los herbicidas de mayor utilización en el mundo debido, fundamentalmente, a su efectividad y su costo. Una vez que se confirma la presencia de un biotipo resistente a glifosato en un lote, deberá aplicarse uno o más herbicidas que, generalmente, son más costosos. Por lo tanto, resulta fundamental la adecuada utilización del glifosato para minimizar los riesgos de seleccionar biotipos resistentes y preservar así la posibilidad de seguir utilizándolo. Para ello se recomienda:
  • Sembrar semilla certificada, libre de semilla de maleza.
  • Monitorear el lote antes de aplicar glifosato observando especies, desarrollo y estado de las malezas presentes.
  • Aplicar la dosis de glifosato recomendada para eliminar todas las plantas emergidas. El uso reiterado de subdosis de glifosato podría dejar “escapar” individuos con cierto nivel de resistencia, que podrían extenderse gradualmente (y hasta incrementar su nivel de resistencia) hasta convertirse en un problema más serio.
  • Adoptar combinaciones de glifosato con otro herbicida distinto (post emergente y/o residual), que resultara compatible y cuando sea máxima su selectividad para el cultivo a sembrarse / sembrado / emergido.
  • Resulta fundamental utilizar las dosis de glifosato que se recomiendan en el marbete, según especie de maleza, nivel de desarrollo y estado fisiológico en que se encuentre.
  • Observar los resultados de las aplicaciones de glifosato para detectar a tiempo las malezas que no hubieran resultado totalmente controladas. En ese caso, efectuar una correcta y oportuna re-aplicación de glifosato a la dosis recomendada, para constatarla existencia de un biotipo resistente.
  • Controlar mecánica o químicamente (con otro herbicida adecuado) aquellas plantas que hubieran sobrevivido a una re-aplicación de glifosato.
  • Evitar la dispersión de semilla u órganos vegetativos de propagación de malezas con la maquinaria, mediante una exhaustiva limpieza (destruyendo los residuos) antes de que ingresen a un nuevo lote.
FUENTE: Problemas actuales de malezas que pueden afectar al cultivo de soja. Papa, J.C. Protección Vegetal. EEA Oliveros INTA Malezas tolerantes y resistentes a herbicidas. Papa, J.C. Protección Vegetal. EEA Oliveros INTA Ing. Agr. Julio E. Delucchi. MONSANTO ARGENTINA S.A.I.C. XV Congreso de Aapresid, 2007. Http:// www.buscaagro.info/blog/ Eduardo Leguizamón et al., 1994. Facultad de Ciencias Agrarias, UNR