19/02/13 14:20

“La resistencia de malezas la decide el productor, no el herbicida”

La frase es de Albert Fischer, de la Universidad de California, quien disertó en el Simposio de Malezas Resistente realizado en el marco del XIX Congreso de Aapresid.

Ian Heap, director de la red global de malezas resistentes de Estados Unidos y Albert Fischer, profesor en ciencia de los cultivos de la Universidad de California quienes conjugaron diferentes perspectivas de análisis: un pantallazo de la situación macro y global, el primero, y un visión en torno al diseño de estrategias de acción para la eliminación de las malezas nocivas, en segundo.

En primer término disertó Ian Heap, de la red global, quien apeló a gran cantidad de imágenes y tablas para dar cuenta del registro de especies de malezas resistentes que desde la institución que dirige se realiza. Se trata de un registro de información que se vuelve insumo de acción para los productores y él mismo Heap lo dice: “no intentamos inventar la rueda sino de sistematizar lo estudiado por otros”.

 

Heap sobrevoló diversas experiencias y convocó a consultar el sitio web www.weedscience.org donde alberga información y estudios sobre cientos de biotipos de malezas resistentes y su histórico comportamiento ante el uso de herbicidas.

En ese sentido, el disertante puso el acento en estrategias de integración y movilidad de acciones para el manejo de malezas, en especial: rotación de herbicidas, de sistemas de cultivos y de diversos métodos de control. “La solución consiste en variar las prácticas de control de malezas y estabilizar la evolución para el manejo integrado de malezas”, concluyó Head.

En segundo y último terminó tomó la palabra Albert Fischer, profesor en ciencia de los cultivos de la Universidad de California quien sorprendió al auditorio al confesar su origen uruguayo a pesar de lo que su apellido parece insinuar.

 

Fischer con claro oficio docente llevó adelante una disertación en torno al “manejo de resistencias” que puso énfasis en la capacitación de los productores. Dice Fischer: “El paso cualitativo es la actividad pro-activa y el que toma las decisiones es el productor”. Por eso razón “la capacitación no sólo es darle una recomendación al productor diciendo por ejemplo ‘usá tal o cual herbicida’, sino es mucho más complejo, es acercarle los elementos para que pueda discernir porqué decide lo que decide”.

Entre los puntos centrales Fischer tomó el concepto de “resistencia” a la aplicación de herbicidas, entendido como “la capacidad heredable que tiene ciertos biotipos (y ése es un punto central) para sobrevivir y reproducirse luego de la dosis letal a la especie”. Dicha resistencia involucra “un proceso de mutación genética que difiere de la noción de ‘tolerancia o selectividad’ que atañe a toda una especie”, explicó el disertante.

Fischer parte de la siguiente premisa: “para todo herbicida inventado hay un mutante preexistente que tiene capacidad de sobrevivencia”. Pero ante ese panorama, el productor tiene la posibilidad de intervenir ya que en su opinión “la resistencia la decide el usuario, no el herbicida”. De ahí la importancia nodal que el orador atribuye a la capacitación y gestión de conocimiento por parte de productor.

Entre las claves que Fischer volcó para el manejo de resistencias pueden señalarse: la diversificación de técnicas de control a partir de mezclar y secuenciar herbicidas con diferentes modos de acción, buscando combinatorias sinérgicas y no antagónicas y la rotación de cultivos.

“Sugerimos usar las dosis de herbicidas recomendadas en las etiquetas, no apelar a sobredosis ni a la disminuciones, pero fundamentalmente apostamos a diversificar: no usar siempre el mismo herbicida”, propuso Fischer en una exposición con tono académico, tan clara como contundente que mantuvo cautiva la atención del auditorio y se llevó un fuerte aplauso al concluir.

Fuente: Panorama Agropecuario