En muchas zonas estos tipos de cultivos se están volviendo claves en el manejo de diferentes ambientes y, según los objetivos buscados, se establecen estrategias como disminuir la erosión o ayudar en el control de malezas difíciles.

Por Juan Pablo Ioele

Soy asesor en el sudeste cordobés. Quizá por ser una de las leguminosas que mejor soporta el frío, a la vicia la empezamos a experimentar en nuestra zona como una de las alternativas antecesoras al maíz. Después de varios años de experiencia vemos hoy que la vicia mejoró la calidad del suelo (balance de carbono), puso un freno la erosión del suelo y aumentó la eficiencia en el uso del agua caída, entre otros puntos.

ViciaComo estrategia agronómica es fundamental su aporte de nitrógeno al cultivo posterior. Cuando corrimos la siembra del maíz a diciembre , la intención era realizar un barbecho largo tras la cosecha de la soja. Así, decidimos intensificar el sistema con el agregado de un cultivo puente o de cobertura, que son cultivos que no se cosechan como granos. Experimentamos con cebada, trigo, triticale y vicia, sabiendo que cuando se incorpora una leguminosa entre uno de sus objetivos es tratar de introducir nitrógeno al sistema.

La recomendación es hacer siempre análisis de suelo en maíz para saber la disponibilidad de nitrógeno que aporta la vicia, que varía mucho en el momento de la implantación de la gramínea de verano. La vicia en nuestra zona la estamos sembrando en abril y le cortamos el ciclo entre fines de agosto y mediados de septiembre, según las condiciones de cada año.

En muchas zonas estos tipos de cultivos se están volviendo claves en el manejo de diferentes ambientes y, según los objetivos buscados, se establecen estrategias como disminuir la erosión o ayudar en el control de malezas difíciles.