Las fallas visualizadas con este importante grupo de herbicidas hacen necesario repensar las estrategias normalmente utilizadas.

Introducción

Los herbicidas inhibidores de ALS son los más utilizados en Rama negra por su alta efectividad de control a un costo razonablemente bajo. Dentro de este grupo se encuentran el metsulfuron, clorimuron, diclosulam (Spider), metsulfuron+clorsulfuron (Finesse), clorimurón+sulfometuron (Ligate), iodosulfuron+thiencarbazone-metil (Percutor), entre otros. El año pasado se confirmó la resistencia en Conyza sumatrensis a aplicaciones postemergentes de este grupo de herbicidas en el sur de Santa Fe y fue reconfirmado este año también con aplicaciones preemergentes en el Norte de Buenos Aires. Pero el problema no se limita a estas zonas, sino que se están observando fallas en otras como Córdoba, Entre Ríos y Santiago del Estero, por lo que es imprescindible tener presente otras alternativas de manejo.

Conociendo la maleza

Antes que nada, es preciso conocer la biología de la especie. En términos generales, Rama negra presenta una emergencia prolongada, con un pico marcado en el otoño y otro de menor magnitud, pero también considerable, en la primavera (Figura 1). Por supuesto que esto varía año a año, según regiones, cultivo antecesor, nivel de cobertura, etc., por lo que el monitoreo sigue siendo la práctica indiscutible para hacer un manejo lote a lote.

rama negra
Figura 1: Emergencia de Rama negra en diferentes sitios y años. Fuente: http://www.aapresid.org.ar/rem-malezas/emergencias

Una vez emergida, la maleza comienza a vegetar produciendo hojas, cuyo ritmo depende de la temperatura. Usando modelos de simulación (Figura 2) se puede observar que las plantas provenientes de nacimientos tempranos (marzo) llegan a tener un tamaño de 10 hojas hacia mitad de mayo en Chacabuco, por ejemplo. Esta sería una situación típica de maíces tempranos que liberan anticipadamente los lotes y dan lugar a nacimientos de Conyza desde marzo. En cambio, para los nacimientos de fines de mayo, la maleza alcanza el tamaño de 10 hojas recién a principios de septiembre, debido a las bajas temperaturas del invierno. Este segundo caso sería lo que ocurre luego de la cosecha de una soja de segunda que desocupa el lote en mayo.

Figura 2: simulación de la acumulación del número de hojas en plántulas de Conyza de dos cohortes (emergencia temprana 20/3 y tardía 20/5) en cuatro localidades (Bigand, Canals, Pellegrini y Chacabuco). Fuente: Leguizamón y col., 2011.

Claramente estas diferencias de fechas de emergencia de la maleza y, consecuentemente, de su velocidad de crecimiento vegetativo tiene implicancias en el manejo, obligando a controles mucho más tempranos en el primer caso que en el segundo, para hacerlos con un tamaño que permita resultados satisfactorios con dosis de productos razonables.

Estas diferencias de “velocidad de crecimiento” resultan aún más marcadas con las emergencias de primavera. En estos casos la maleza comienza a elongar rápidamente, sin desarrollar la roseta típica que hace en otoño e invierno. Esto obliga a no demorar los tratamientos para tener controles eficaces. Los herbicidas ALS eran los que “salvaban las papas” en muchas de estas situaciones de primavera, por lo que, de no tenerlos deberán adelantarse los tratamientos o buscar otras alternativas.

Herramientas complementarias

Ante la pérdida de herramientas químicas, el resto de las prácticas cobran mayor relevancia. Los cultivos de servicios son una de ellas, pero debe ajustarse su manejo si se busca lograr un buen control temprano de malezas. Esto puede lograrse con especies competitivas y de rápido crecimiento, con uso de altas densidades y siembras uniformes, sino será difícil lograr resultados satisfactorios. La complementación de cultivos de servicios con herbicidas residuales sería una buena alternativa si no se parte de lotes muy limpios.

Herramientas químicas

Para un mejor análisis conviene separar aquellos herbicidas que presentan control postemergente de la maleza, de aquellos que ejercen un control residual de los nuevos nacimientos. Varios herbicidas inhibidores de ALS ejercen un excelente control en ambos posicionamientos, por lo que, mientras se visualice que siguen aportan al control podrían seguir usándose dentro de las mezclas, pero en esta descripción vamos a exceptuarlos para ver alternativas presentes.

1- Control postemergente de la maleza

Aquí el principal factor a considerar será el tamaño de la maleza, esperándose mejores controles cuanto menor es el tamaño al momento de aplicar. Las condiciones de humedad de suelo y ambiente pueden influenciar también los resultados logrados.

En términos generales, en los barbechos podría pensarse en las alternativas de la Tabla 1, en función del tamaño.

Tabla 1: alternativas de control postemergente de Conyza en barbechos, sin herbicidas ALS.

Menor tamaño de maleza

Glifosato + Hormonal

Glifosato + Mezcla hormonales de diferentes familias

Glifosato + Hormonal + Quemante

Glifosato + Hormonal / Quemante (en Doble golpe)

Mayor tamaño de maleza

 

Dentro de los quemantes, se pueden mencionar a los clásicos Paraquat, Glufosinato y PPOs como saflufenacil, carfentrazone y piraflufen, pero las triazinas en postemergencia podrían considerarse también, ya que funcionan de manera similar a estos últimos.

En postemergencia de los cultivos de trigo y cebada, puede usarse una mezcla de hormonales o estas mezclas con el agregado de algún quemante, registrado en trigo. Las dosis de hormonales dentro de estos cultivos son más limitadas que en barbechos, por lo que resulta clave que la maleza tenga un tamaño reducido al aplicar. Además, debe prestarse atención a la ventana en que puede usarse cada hormonal dentro del cultivo, para no provocar fitoxicidad.

La calidad de aplicación es clave en los tratamientos postemergentes, más aún cuando se incluyen quemantes, que son productos no sistémicos que requieren buena cobertura de gotas para lograr controles satisfactorios. La situación que normalmente presenta mayor dificultad es luego de la cosecha de maíces tardíos, porque la maleza se encuentra cubierta por la chala y con un tamaño considerable (Figura 3).

Figura 3: Conyza debajo del rastrojo de maíz tardío

2- Control preemergente de la maleza

En estos casos es quizás donde más se extrañe la pérdida de los ALS, ya que hay pocas opciones tan eficaces para su reemplazo, especialmente a costos similares.

Dependiendo el cultivo posterior varían las opciones (Tabla 2). La residualidad esperable es diferente según activo y muy dependiente de la dosis utilizada.

Tabla 2: alternativas de control preemergente de Conyza en barbechos a cada cultivo

 

Trigo

Girasol

Maíz

Soja

Atrazina

 

 

X

Sin registro

Terbutilazina

X

 

X

X

Amicarbazone

 

 

X

X

Flumioxazin

X

X

X

X

Diflufenican

 

X

X

X

Ver restricciones de días necesarios a la siembra para cada cultivo y herbicida

 

Conclusiones

  • Aún quedan herramientas químicas para el control de esta maleza, pero las opciones se van restringiendo con la aparición de resistencias y de hecho algunas de las mencionadas ya están en alerta a amarilla.
  • Deben usarse mezclas de activos de diferentes sitios de acción, de manera de proteger los activos que quedan
  • Deben integrarse prácticas no químicas como los cultivos de servicio y rotaciones más intensivas, para bajar la dependencia química.

Bibliografía

https://www.aapresid.org.ar/blog/aapresid-en-casa-manejo-de-malezas-en-cereales/

http://www.aapresid.org.ar/rem-malezas/emergencias

Leguizamón, E.S.; Benitez, C; Galetti, L; Benitez G. 2011. Bases para la optimización de la eficacia herbicida: predicción de la generación de hojas de Conyza bonariensis L. Cronq en  función de la acumulación de Grados-Día (GD). Congreso Mercosoja Rosario, Argentina.