Informe Final_Chacra Bragado-Chivilcoy

Ver el Informe

 

Finalidad

Contribuir a acortar la brecha entre los rendimientos alcanzables y los rendimientos logrados, y a estabilizar la productividad de los sistemas de la Regional Bragado-Chivilcoy.

Zona de influencia

Los ambientes representativos de la Chacra Bragado-Chivilcoy se encuentran ubicados en los  partidos de Alberti, Bragado, Chacabuco, Chivilcoy, General Viamonte y 25 de Mayo (provincia de Bs As).

Problemática

Los niveles actuales de producción se encuentran alejados de los niveles indicados por la bibliografía como los potenciales, por debajo del 80-85% mencionado como posible “plateau”.  Parecería entonces existir “espacio” para continuar incrementando los rendimientos y reducir la brecha productiva. Sin embargo, los niveles potenciales o máximos alcanzables mencionados en distintas fuentes  han sido estimados u obtenidos en condiciones específicas, y es necesario determinar si en los distintos ambientes de la Chacra Bragado-Chivilcoy se pueden alcanzar estos valores,  o incluso si se pueden superar.

 

Por otro lado, para poder generar estrategias que permitan disminuir la brecha y estabilizar la producción, es necesario conocer en detalle las causas que pueden estar limitando los rendimientos y contribuyendo a la importante variabilidad interanual observada. Si bien se cuenta con información preliminar respecto de posibles limitantes físico-químicas, se desconoce el grado y distribución de estas limitantes en los distintos ambientes, y sus efectos sobre los rendimientos de los cultivos. Un factor puede por ejemplo actuar como limitante en un determinado tipo de suelo o ambiente, y no tener mayor incidencia en otros.  Se desconoce también si existen otros factores que puedan estar contribuyendo a limitar o a potenciar los rendimientos en los ambientes de la Regional (ej. dinámica de la napa, funcionamiento hídrico de los distintos suelos, etc.).

Por último, se percibe que parte de las limitantes podrían estar asociadas a los modelos productivos actuales (niveles de intensificación y diversidad de rotaciones; niveles o criterios de fertilización; etc.). Estos modelos podrían no ser los de mejor adaptación a las limitantes de estos ambientes, o incluso estar propiciando o incrementando otras limitantes.  Sin embargo, es necesario evaluar si modelos de mayor intensidad y diversidad de cultivos, y criterios de manejo más “intensivos” (ej. criterios de fertilización a mediano-largo plazo, aplicación de enmiendas, etc.) permiten acortar la brecha productiva (subiendo los “techos” de rendimiento) y/o lograr mayor estabilidad (subiendo “los pisos” de rendimiento), de manera agronómica, logística y económicamente viable en los ambientes de la Chacra.

 

Líneas de trabajo

Se realizaron muestreos de propiedades físicas y químicas:

      • Análisis físicos: textura, constantes hídricas (capacidad de campo y punto de marchitez permanente), conductividad hidráulica, densidad aparente para cada horizonte.
      • Análisis químicos: materia orgánica, Nitratos, P Bray, Azufre, pH, cationes.

Se realizó un análisis integrado de series climáticas e información edáfica.

Mediante la utilización de modelos de simulación se estimó el rendimiento potencial y rendimiento máximo alcanzable en secano en cada uno de los mega ambientes de la chacra.

Mediante recopilación de información histórica se generó una base de datos que permitió analizar cuáles fueron los niveles de rendimientos logrados y la variabilidad interanual.

Se compararon los rendimientos máximos alcanzables (validados por información real histórica) con los rendimientos logrados actuales y se cuantificó la brecha productiva en cada mega ambiente.

Se identificaron las variables de manejo agronómico que limitaban la brecha productiva.

Se analizó la relación entre los rendimientos máximos alcanzables y la estabilidad de productividad con la intensificación existente en los sistemas.

Se realizaron ensayos de rotaciones alternativas con distinta intensidad y secuencia de cultivos (maíz, soja, trigo, cebada, arveja, vicia, centeno, triticale). Con un manejo típico del productor. Dentro de esta misma línea de trabajo se tomó la rotación Trigo/Soja – Maíz como testigo, y se compararon dos manejos distintos:  alta tecnología (AT) vs.  tecnología del productor (TP) alterando principalmente cuestiones de manejo vinculadas a:

      • Fertilización con criterio de reposición y reconstrucción para altos potenciales.
      • Altas densidades y menores espaciamientos.
      • Protección “total” vs plagas, malezas, enfermedades.

Se evaluaron dos fechas de siembra (fin de marzo y fines de mayo) de cultivos de servicio (centeno, triticale, vicia) y grano invernales (trigo, cebada).  Al finalizar el ciclo, se implantaron los cultivos estivales (Soja y Maíz) para evaluar el impacto de los cultivos de servicio sobre estos cultivos (productividad,  captura y uso de recursos y la factibilidad económica de cada opción).

 

Miembros Fundadores

El Progreso de Rawson

Bernardo Romano

El Parque SRL

Alejandro Petek

Traulen Co SA

La Negra SA

Iglesias

Patricio Ariel Laffan

Eduardo Zanlungo

Estancia La Brava SA

Aibal SA

Fernando Spelanzon

Ignacio Suiffet

Mauricio Battafarano

Mesa de expertos

Dr. Ing. Agr. Martín Torres Duggan (Tecnoagro)

Dr. Ing. Agr. Guillermo Peralta (INTA Castelar)

Dr. Ing. Agr. Daniel Julio Miralles (FAUBA)

Dr. Ing. Agr. José F. Andrade (FAUBA)

Dra. Ing. Agr. Betina Kruk (FAUBA)

Dra.Ing. Agr. Olga Heredia (FAUBA)

Ing. Agr. Guido Di Mauro (Facultad de Ciencias Agrarias – UNR)

 

Instituciones/empresas involucradas

INTA

FAUBA

Facultad de Ciencias Agrarias – UNR

YARA

Tecnoagro

 

GTD

Dr. Ing. Agr. Ignacio Alzueta (Gerente Técnico de Desarrollo)

 

Informes y contacto

Ing. Agr. M.Sc. Tomás Coyos (Gerente del programa): coyos@aapresid.org.ar