El pasado 25 de septiembre se realizó la VII Jornada de Presentación de Resultados de la Red NEA de Cultivares de Soja 2013-14, organizada por INTA y Aapresid, en Las Breñas. Conclusiones de la recorrida.

La VII Jornada de Presentación de Resultados de la Red NEA de los Cultivares de Soja campaña 2013-14, organizada por el INTA y Aapresid, tuvo como escenario esta ciudad. En este marco se expusieron los resultados obtenidos en la campaña 2013-14 y se presentó el comportamiento productivo de las variedades evaluadas y su adaptación a los diferentes ambientes de la región.

Además de la evaluación, la jornada se completó con dos charlas técnicas en las que se abordaron aspectos de manejo del cultivo, como la eficiencia de uso de los recursos (agua y radiación solar) por variedades de diferentes grupos de madurez en esta región. Finalmente, se expuso sobre el comportamiento de enfermedades del cultivo durante la pasada campaña, haciendo foco en la roya asiática de la soja y las pautas para considerar en su manejo.

 
Las redes regionales de evaluación de cultivares de acceso público se convirtieron en una valiosa herramienta para productores y técnicos. Desde hace siete campañas la Red NEA de Evaluación de Cultivares contribuye en la toma de decisiones de los productores de la región en la elección de variedades.

Con la participación de productores, profesionales del agro y estudiantes, el programa desarrollado en la jornada de evaluación, se inició a partir de las 18 con la presentación de resultados sobre el cultivo, a cargo del ingeniero agrónomo Gerardo Quintana, de la estación experimental agropecuaria del INTA Las Breñas, coordinador técnico de la red.

Luego, los ingenieros agrónomos Salvador Prieto y Clara Berton, del INTA de Santiago del Estero, se refirieron a la eficiencia del uso de recursos en variedades de soja de diferentes grupos de madurez en el NEA, finalizando los ingenieros fitopatólogos Iván Bonasic y Florencia Casse, del INTA de Presidencia Roque Sáenz Peña, sobre roya asiática de la soja y enfermedades de fines de ciclo conjuntamente durante la campaña pasada.

Los resultados evaluados puntualmente y dados a conocer por Quintana corresponden a la región sojera del NEA, integrada por el Chaco, el norte de Santa Fe y el oeste de Santiago del Estero, que representa la de mayor expansión del cultivo en los últimos años. Esta región puede aportar cerca del 10% de la superficie nacional del cultivo. El logro de esta superficie se basa en la tecnología y logística disponibles.

A pesar de esto, la brecha productiva en algunas de las provincias que integran esta región, que surge de comparar los rendimientos medios provinciales con los máximos rendimientos obtenidos, puede alcanzar valores del ciento por ciento o superarlos. En las últimas campañas se ha apreciado un incremento de la oferta en el mercado de variedades de soja adaptadas a nuestra región, como también la incorporación de nuevos eventos de biotecnología (nuevos genes de resistencia a glifosato y tolerancia a lepidópteros). A pesar de esto la realidad demuestra que todavía un escaso número de variedades sigue abarcando el mayor porcentaje de la superficie implantada con el cultivo en esta región.

Dentro de las medidas de manejo de cultivo necesarias para alcanzar máximos rendimientos la elección de la variedad por implantar en función de las condiciones ambientales del lote (tipo de suelo, cultivo antecesor, reserva hídrica, fecha de siembra escogida y distancia entre surcos), pueden contribuir a acortar la brecha productiva existente.

La brecha productiva establecida en algunas de las provincias que conforman esta región, como el Chaco, puede alcanzar valores de cercanos a 2000 kg ha-1. Esta brecha productiva se define como la diferencia entre los rendimientos máximos obtenibles y los rendimientos promedio, siendo los rendimientos máximos obtenibles aquellos que se logran en campos de producción a partir de la mejor combinación de las tecnologías disponibles y los rendimientos promedio aquellos obtenidos al considerar los rendimientos obtenidos en todos los lotes de una región.

Esta diferencia entre niveles de rendimientos puede asociarse en parte a variaciones en la oferta ambiental de recursos, como disponibilidad de agua para el cultivo a partir de precipitaciones; y en gran parte está asociada al manejo del cultivo. La oferta de recursos (agua y nutrientes, entre los principales) puede verse favorecida por la utilización de prácticas de manejo del sistema agrícola, como la siembra directa, rotación de cultivos que incluyan gramíneas, fertilización y adecuado control de malezas, entre otras. Dentro del manejo del cultivo, la elección de la fecha de siembra, densidad de plantas, distancia entre surcos y la elección de la variedad son prácticas clave para lograr maximizar los rendimientos y reducir esta brecha.

Dentro de los aspectos para tener en cuenta en el manejo del cultivo, una vez definida la fecha de siembra, la elección de la variedad de soja por implantar en un determinado lote repercutirá fuertemente en los niveles de rendimiento alcanzados. La interacción entre el potencial productivo del cultivar, su capacidad de mantener el rendimiento frente a variaciones en las condiciones ambientales (estabilidad) o su capacidad para aumentar su rendimiento en lotes de alta capacidad productiva (adaptabilidad), determina en la mayoría de los casos la expresión del rendimiento.

El incremento en el número de variedades disponible en el mercado adaptadas a la región del NEA y la necesidad de conocer el potencial productivo y la estabilidad y adaptabilidad de estas variedades torna a las Redes de Evaluación de Cultivares una herramienta de soporte clave que ayuda a productores y técnicos en la toma de decisión para la práctica de elección de cultivares.

Evaluación de Cultivares de Soja

Esta red es llevada adelante por Aapresid (Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa) e INTA y genera información para asistir a los productores de la región en la elección de cultivares. El logro de esta red se sustenta en la contribución de productores y técnicos que realizan los ensayos en sus establecimientos y en la articulación entre instituciones públicas y privadas, destacándose el convenio firmado entre Aapresid y el Centro Regional Chaco-Formosa del INTA mediante el cual el ingeniero Quintana, quien se desempeña en la EEA INTA Las Breñas, realiza la coordinación técnica de la red.

Durante la campaña 2013-14 la red NEA evaluó 16 variedades de soja (ver su descripción en el cuadro 1), incluidas seis variedades con el nuevo evento transgénico Intacta, que incluye un nuevo gen de resistencia al glifosato y un gen que le otorga tolerancia al complejo de orugas defoliadoras de la soja. Estas variedades fueron probadas en 23 ensayos distribuidos en 17 localidades, diez ensayos se realizaron en la provincia de Chaco, siete en Santiago del Estero y seis en el norte de Santa Fe (ver distribución de ensayos en cuadro 2).

Estos ensayos se implantan en lotes de producción en parcelas de gran tamaño y se les realizan las mismas labores que el productor aplica en el lote.

La información que genera la red puede resumirse de la siguiente manera:

-Evaluación del comportamiento productivo de las variedades en cada localidad, elaborándose un ranquin de rendimiento para cada ensayo.

-Análisis de la interacción del comportamiento de las variedades con todas las localidades de evaluación (análisis de interacción genotipo-ambiente), mediante el cual se determina el comportamiento productivo de la variedad y su Estabilidad y Adaptabilidad.

Fuente: Diario del Norte
http://bit.ly/1yzdw0m