La estrategia que hizo realidad el maíz para grano en el sur de Buenos Aires sigue tomando forma de la mano de las líneas de investigación de la Regional. ¡Mirá los testimonios!

Desde la campaña 2012/2013, el maíz en baja densidad pasó a ser un actor importante en las rotaciones de los productores de la Regional Bahía Blanca. Es el cultivo de verano con mayor evolución de los últimos años y hoy ocupa el 50% de la superficie destinada a cultivos de gruesa de la Regional.

Esta evolución se debió a la implementación de tecnologías de procesos que permitieron incrementar y estabilizar los rindes en ambientes donde era impensado hacer maíz para cosecha. En esa zona, las lluvias de primavera/verano son muy variables (400 mm a 730 mm) y con los mayores problemas de distribución concentrados en verano (160 mm a 430 mm) asociados a días con muy baja humedad relativa, viento y altas temperaturas.

A esto se suma que muchas veces los suelos son someros (40-60 cm de profundidad) o de texturas gruesas, con baja capacidad para retener humedad.

Figura: Evolución de la superficie de cultivos de veranos entre 2005 y 2019 en la Regional Bahía Blanca.

En ese contexto, el grupo bahiense desarrolló una serie de estrategias, que incluyen siembras en bajas densidades (18.000 a 28.000 pl.ha-1), fechas de siembras tardías (mediados de noviembre a inicios de diciembre) y fertilizaciones con N a la siembra que permitan incorporar el nutriente desde el arranque y evitar volatilización en aplicaciones de verano.

También se probó la elección de distintos híbridos de manera de encontrar un nicho para cada planteo y, en fase de prueba, evalúan distanciamientos entre líneas (0.52 m -1.04 m -1.56 m) con resultados prometedores.

Los problemas de malezas con resistencia a herbicidas, principalmente raigrás, hicieron del cultivo de maíz otra herramienta para su manejo. Al poder intercalar cultivos invernales con estivales surgieron nuevas alternativas para el manejo de las malezas, que van desde la rotación de principios activos y distintos momentos de aplicación.

Una de cal …

Mas allá de lo positivo, el grupo advierte que la incorporación del maíz también acarrea ciertos contratiempos, concretamente, la pérdida de cobertura de los suelos.

Esto motivó la necesidad de seguir mejorando, en este caso con la incorporación de los cultivos de servicios (CS), en general de vicias puras o consociadas con avena en planteos mixtos. Estos se adaptaron de forma exitosa, y hoy se avanza en el ajuste de pautas de manejo. Los CS también se convierten en una herramienta interesante para el manejo de malezas.