Cuidar la tecnología Bt para asegurar la sustentabilidad

El fitomejoramiento y las herramientas de manejo del cultivo hicieron que el maíz pudiera sembrarse en gran parte del país, pero su producción puede retroceder 20 años si no se implementa la siembra de refugios.

Para la presente campaña de maíz se espera un incremento de superficie sembrada de 0,3 millones de hectáreas aproximadamente. En la anterior, de las 5 millones de has sembradas, la mitad correspondieron a maíces tardíos y debido a los excesos hídricos se augura un porcentaje similar o mayor para la campaña 17/18.

Es sabido que a medida que avanza la fecha de siembra, el desarrollo del cultivo coincide con los picos poblacionales de importantes plagas de insectos lepidópteros como Barrenador del tallo (Diatraea saccharalis), Gusano cogollero (Spodoptera frugiperda) e Isoca de la espiga (Helicoverpa zea). Generalmente estas plagas son controladas mediante el uso de híbridos Bt. Estos han sido sembrados por 20 años sin tener en cuenta, en la mayoría de los casos, las prácticas de manejo pertinentes para retrasar la aparición de insectos resistentes, especialmente la siembra de refugios. Esto ha ocasionado la aparición de resistencia de insectos blanco en algunos materiales y fallas a campo en otros.

 

Tabla 1. Proteínas para el control de lepidópteros en híbridos comerciales de maíz y su comportamiento a campo.

Nombre Comercial

Proteínas para el control de lepidópteros

Spodoptera frugiperda

Diatraea saccharalis

Helicoverpa zea

MG

Cry1Ab

 

X

 

TD

Cry1Ab

 

X

 

HX

Cry1F

RC

  RSL

 

Intrasect

Cry1Ab y Cry1F

RC

X

 

VT3PRO

Cry1A.105 y Cry2Ab

FOC

  RSL

X

PW

Cry1F, Cry1A.105 y Cry2Ab

FOC

  RSL

 

Viptera 3

Vip3A y Cry1Ab

X

X

X

Leptra

Cry1F, Cry1Ab y Vip3A

X

X

X

PW Ultra

Cry1F, Cry1A.105, Cry2Ab y Vip3A

X

X

 

Viptera

Vip3A, Cry1Ab, Cry1A.105, Cry2Ab

X

X

X

RC Resistencia Confirmada

RSL Resistencia NE Pcia. San Luis

FOC algunas Fallas Observadas a Campo

 

En todos los casos donde se desarrolló resistencia, la ausencia de refugio combinada con deficiente control de malezas y poca rotación de cultivos fueron el denominador común.

Lamentablemente no se prevé el lanzamiento comercial de un nuevo modo de acción Bt en el corto plazo. Si a esto le sumamos la baja adopción de refugios (23% promedio país), podemos considerar que la tecnología Bt está en riesgo y con ella gran parte de la producción de maíz en Argentina, porque implicaría:

  • Mayores costos de producción
  • Menor producción de granos
  • Menor rotación de cultivos
  • Mayor riesgo de lanzamiento de tecnologías a futuro

 

Es por ello que la industria semillera desarrolló y unificó sus recomendaciones para el manejo de resistencia de insectos (MRI), basándose en un buen manejo del lote con el objetivo de mantener una frecuencia muy baja de individuos resistentes. Este manejo incluye (Imagen 1):

  • Rotación de cultivos para cortar el ciclo de las plagas, ya que las plagas de cultivos sucesivos en la rotación generalmente son diferentes.
  • Correcta elección de la tecnología en base a fecha de siembra y plaga principal
  • Buen control de malezas y tratamiento del rastrojo para evitar una población inicial de insectos elevada y que larvas grandes ataquen al cultivo en sus primeros estadios.
  • Siembra de refugio. El 10% del lote debe estar sembrado, en la misma fecha, con un híbrido no Bt (puede ser tolerante a herbicidas) o puede sembrarse refugio en bolsa en las zonas donde cogollero no tenga alta incidencia.
  • Buena implantación del cultivo, que puede mejorarse con el uso de semilla tratada.
  • Monitoreo periódico de plagas tanto en la porción de Bt del lote como en el refugio, y control de la plaga cuando se alcancen los umbrales de daño recomendados.

 

 

Imagen 1. Recomendaciones para el manejo de resistencia de insectos.

Por su parte, la industria semillera se ha comprometido a producir y vender el paquete “9 + 1”, es decir que por cada nueve bolsas de maíz Bt comercializadas entregará una de refugio (híbrido no Bt). Recientemente, se incorporó la siembra de refugio como requisito para certificar Buenas Prácticas Agrícolas bajo la norma IRAM 14.130.

Al brindar protección contra el daño de insectos, los maíces Bt permiten lograr mayores rendimientos con menos aplicaciones de insecticidas, mayor flexibilidad en el manejo y mejor calidad de grano, pero el desarrollo de resistencia implica la pérdida de esos beneficios. Adicionalmente, como el desarrollo de nuevas tecnologías Bt requiere de varios años y grandes inversiones, no son fáciles de reemplazar en el corto o mediano plazo, por lo que preservar la vida útil de las tecnologías Bt actuales nos asegurará la sustentabilidad del sistema en los próximos años.

Autor: Programa MRI

www.programamri.com.ar