“El 2018 tuvimos récord de demanda de fertilizantes que impactaron en rendimiento de trigo, ahora tenemos que lograr esto en soja”

En el marco del Simposio de Fertilidad que se llevó adelante en el salón Metropolitano de la ciudad de Rosario el 8 y 9 de mayo, el presidente de Fertilizar, Jorge Bassi, dialogó con Aapresid sobre las principales temáticas que se desarrollaron y, en especial, hizo un repaso del mercado de fertilizantes en el país. 

Desde Fertilizar, ¿qué balance realiza sobre la edición 2019 del Simposio?

Estamos muy contentos porque tuvimos muy buen acompañamiento de la gente y de las empresas. A sala llena, tratamos temas técnicos con mucha atención del público. Lo cual es interesante porque uno tiene la duda de qué pasa cuando profundicemos y todo el mundo está sentado, enganchado con los expositores.  Eso tiene que ver, en algún punto, con que el año pasado el fertilizante creció su consumo un 14%, a pesar de las dificultades que tenía el año. Estamos hablando de 4.300.000 toneladas, y vemos que ese consumo se hizo con mucho esfuerzo. El productor sacó la plata que no tenía para apostar por el fertilizante porque estaba viendo que era lo que necesitaba para mejorar la producción. Esa misma preocupación que tuvo el productor para hacer el esfuerzo, hoy se ve acá en productores y asesores mejorando el nivel de información con este simposio. 

¿El productor toma conciencia al momento de definir su estrategia de fertilizar?

Siempre hablamos de conciencia, pero ahora hablamos de negocios porque ya deterioramos el suelo a un nivel tal que no lo hacemos por la conciencia, ahora lo que tenemos es un muy buen retorno del fertilizante. Entonces podemos aplicar en muchas ocasiones lo que antes llamábamos el fertilizante de reposición, es decir la dosis que ingresa en el sistema suelo, la misma cantidad de nutrientes que va a sacar la cosecha y es hoy la dosis óptima económica. 

Entonces ya no hacemos reposición por la conciencia, sino porque la dosis optima económica ha igualado a la reposición porque el suelo se deterioró. Y ese era uno de los mensajes disruptivos que quisimos dar en la apertura del Simposio. En la mayoría de los nutrientes estamos en ese estado.

Las empresas agropecuarias está en un brete: no están fertilizando correctamente, no obtienen los resultados y están deteriorando más el suelo de lo que en realidad sería necesario. Hay que despertar esto. Traigamos el diagnóstico más temprano, hagamos del diagnóstico una religión, entendamos que  a veces es al revés, vamos a tener que crear estrategias financieras para fertilizar como es debido porque al suelo ya lo llevamos al punto de agotamiento. Habíamos hecho un mapa de suelo hace 7 años y el deterioro es muy marcado. Llama a la reflexión porque vos ves que los productores a veces tardan casi 10 años en empezar a fertilizar con una nueva tecnología pero el suelo en 7 años se deterioró de manera enorme entonces siempre vamos a estar llegando tarde.

Ahí también la recomendación de hacer diagnóstico de suelo, cambiemos cosas. Hoy todos los productores deberían tener franjas muy bien fertilizadas, no testigos sin fertilizantes, testigos de máxima, testigos exploratorios. Insisto, ya no es por conciencia, sino por rentabilidad. 

Sobre la demanda, ¿cuál es el panorama que tenemos hoy?

El año pasado fue récord y nos sorprendió, fue muy impulsado por la demanda hacia trigo. Durante el simposio anterior habíamos dedicado mucho tiempo al trigo porque no podíamos caer en un trigo que sea de alto rendimiento con baja calidad, o de calidad sin rendimiento. El año pasado tuvimos récord de demanda, rendimiento de trigo y muy bueno niveles de proteína que permitieron exportaciones a  lugares donde pagan mejor  trigo. Fue un combo perfecto.  Ahora tenemos que lograr ese combo perfecto en soja que es lo más rezagado, deberíamos estar duplicando el consumo de fertilizantes en soja. La oportunidad y la rentabilidad indican eso. Hoy tenemos vislumbrado el trigo que ya empezó  a generar negocios, con una demanda interesante, un productor activo que quiere asegurarse fertilizante que ya está haciendo compras por anticipado, o sea da para vislumbrar una campaña hasta ahora interesante en trigo similar a la anterior. 

***

AAPRESID EN FERTILIZAR

 

En este marco, fue Guillermo Divito, asistente técnico de la Regional Necochea de Aapresid, quien expuso sobre la validación a campo de los modelos de nutrición  nitrogenada para trigo y cebada.

(Foto) Divito en fertilizar

En él se detallaron los resultados obtenidos en 311 lotes de cebada y 448 de trigo, pertenecientes a las regionales Necochea, Juan Manuel Fangio (Mar del Plata), Tres Arroyos y Tandilia sembrados durante los períodos 2015/16, 2016/217 y2017/18.

El informe explica que en las regionales Necochea y Juan Manuel Fangio la concentración de la proteína en granos de trigo 2017/2018 y 2015/16 fue en la mayoría de los lotes menor al límite inferior de la Norma de Comercialización para la aplicación de descuentos (11%). Por otro lado, en cebada, el 89% de los lotes presentó valores de proteína dentro del rango establecido en la Norma de Calidad para la cebada cervecera.

Además se determinó una asociación entre el contenido de proteína en grano de cebada y el cociente entre la oferta de N (N-NO en 0-60 com+ N del fertilizante) por tonelada de grano.

Para finalizar, concluyó que el umbral para obtener 10% de proteína fue 30,2 Kg N Tonelada, similar al obtenido por Quierolo en ensayos de la zona.