La semana pasada el departamento de agricultura emitió su informe mensual de oferta y demanda global, condición que llevó a los precios de la soja a acrecentar su caída luego del informe hasta la fecha.

El USDA determinó que Estados Unidos producirá 106,5 millones de toneladas, con un rinde promedio a nivel nacional de 31,32 qq/Ha, el mejor rinde visto en la historia. De hecho, los rindes anteriores fueron aumentados con respecto al informe de agosto, derivando en un aumento de 3 millones de toneladas de producción. Pese a que dicho rinde es el más grande, todavía existe la posibilidad de que dicha cifra sufra algún aumento más. Si se mira la situación por estados, se ve que los estados productores más importantes de soja en Estados Unidos (Iowa e Illinois), presentan rindes de 33,3 cq/Ha y 36,3 qq/Ha.

De continuar la situación actual la última parte de septiembre y la primera quincena de octubre, donde no se evidencien problemas climáticos y con la siembra ya habiendo pasado la etapa clave, no sorprendería que llegada la cosecha el departamento de agricultura no vuelva a aumentar ligeramente los rindes y en ligeros niveles la producción, lo que significa un mayor aumento de la oferta.

En relación a esta última, para la campaña 2014/15 se espera que la oferta total en Estados Unidos aumente en un 15% con respecto a la 2013/14. Dicha situación viene dada fundamentalmente por el crecimiento de la producción del 18% (17 millones en valores absolutos). La merma hasta ese 15% se debe a la caída de las importaciones hasta el orden de las 400.000 toneladas. (Recordar que la firme demanda durante la 2013/14 llevó a Estados Unidos a importar 3 millones de toneladas, el mayor registro en la historia).

usda

En cuanto a la producción propiamente dicha, a lo mencionado arriba se adhiere que el estado de los cultivos es el mejor de la década, donde las condiciones en estado bueno/muy bueno se mantienen en niveles históricos. En Iowa, dicho porcentaje alcanza el 74%, un 21% mayor al año pasado; mientras que en Illinois, dicho valor es del 28%. Misma situación viven el resto de los estados del medio oeste, Indiana, Ohio y Minnesota.

Yendo a la demanda, la situación mejora en comparación al año pasado pero no en la magnitud en que lo hace la oferta, lo que ha ayudado también a la caída de precios. No obstante, ante este nivel de precios, será difícil ver que la demanda de soja mundial e interna que posee Estados Unidos se quede inmóvil.

Si se observa la demanda externa de Estados Unidos, la situación parece favorable para que de cara a fin de año se vea algún rebote de precios, una vez que haya ingresado el grueso de la campaña y los precios del poroto encuentren piso.

Mirando dichos datos en números, se puede ver que la exportación estadounidense se encuentra un 9% mas avanzada que a la misma fecha del año 2013. En valores absolutos, Estados Unidos lleva comprometidos 25,4 millones de toneladas de la 2014/15, un 56% de lo previsto por el USDA para toda la campaña, cuando al año previo dicho porcentaje era del 51%.

Lo relevante de esto es que China lleva comprado 13,57 millones de la 2014/15, cuando hace un año atrás ya había adquirido 14,9 mill. de toneladas. Con la caída de precios vista en los últimos meses y a la espera de la caída de precios dada por la entrada de la cosecha, no resulta ilógico pensar que China podría aumentar su nivel de compras para finales de año;  situación que podría comenzar a alentar a los precios del poroto al alza una vez que la producción haya sido efectivamente definida.

A esto se suma que las exportaciones de harina de soja de Estados Unidos son las mejores en 5 años, aumentando considerablemente respecto a años anteriores.

Estas situaciones, sumado a la demanda interna en Estados Unidos, podrían permitir que para finales de año se vea algún rebote de precios. No obstante, el rebote que pueda recibir el precio de la soja no parece que vaya a ser significativo, sobre todo pensando que en dicha época Sudamérica se encuentra en proceso de producción.

En relación a esto último, las primeras estimaciones para Sudamérica esperan que la producción tanto en Argentina como en Brasil aumenten, dado fundamentalmente por el menor costo del a soja en relación al maíz (cuyos precios también han sido ampliamente golpeados en el mercado internacional).

Ante este panorama, todo indica que el mercado ha ingresado a un nuevo nivel de precios, en un nuevo contexto de mas oferta por parte de los principales productores globales; a la espera de que la demanda reaccione con mayor fuerza de la prevista, condición que otorgue algún sostén positivo para los precios. El uso de herramientas financieras tomará mayor relevancia para la campaña 2014/15 en Argentina, ante la situación del mercado internacional, y los vaivenes propios de la Economía Argentina

Fuente: Marcos Porta
mporta@bld.com.ar