La Provincia de Buenos Aires hace un nuevo aporte a la sustentabilidad

El 1º de enero entró en vigencia en la Provincia de Buenos Aires la Resolución 246/18 del Ministerio de Agroindustria provincial. Esta resolución establece una serie de pautas para la aplicación de fitosanitarios en los municipios en los que se realizan actividades agropecuarias y toma como base el documento que consta de 12 principios y 23 recomendaciones para la aplicación de fitosanitarios, elaborado en forma conjunta por los ministerios de Salud, Ciencia, Medio Ambiente y Agroindustria de la Nación en julio pasado. El Documento Interministerial fue sometido además a varias audiencias y consultas públicas logrando así consenso social.

La Resolución 246/18 comienza en su primer artículo por la racionalidad, es decir, por la observación y aplicación del ordenamiento territorial, de manera que los municipios establezcan claramente los límites de las áreas urbanas, complementarias y rurales. El ordenamiento del territorio que plantea la resolución en su artículo primero es la clave para resolver estos conflictos, sumados a la presencia de profesionales idóneos de las Ciencias Agrarias que fiscalicen las aplicaciones de fitosanitarios en las zonas de amortiguamiento, cuyas áreas comprendidas también se encuentran definidas en la resolución.

Nuestra institución viene trabajando desde hace varios años en la implementación de sistemas de gestión de la calidad certificables que permiten transparentar, ordenar y echar luz y conocimiento bajo criterios técnicos, a fin de dirimir este tipo de problemáticas acaecidas en numerosos municipios A fines de 2018 Monte Buey se constituyó en el primer municipio certificado que da garantías de transparencia, ordenamiento, previsibilidad y de protección para la salud de las personas y el ambiente dentro de un sistema de producción sustentable.

Por los motivos citados, es destacable el compromiso gubernamental asumido a través de esta resolución para hallar soluciones racionales, basadas en marco legal, que dan institucionalidad, orden y propician la convivencia en democracia de la ciudadanía, en busca de equilibrios sustentables entre la productividad, la protección del ambiente y el bienvivir.