RED DE MANEJO DE PLAGAS

Raigrás, el que primero arranca en el invierno

Biología y herramientas de manejo para esta especie que complica cada vez más lotes

Estado de la resistencia a herbicidas

Raigrás (Lolium spp.) tiene resistencia a múltiples sitios de acción herbicida en el mundo. En Argentina hay biotipos resistentes a 3 sitios de acción (Glifosato, ALS y ACCasa), con casos de resistencia múltiple a los 3 en todas sus combinaciones. Según el último mapeo de REM, de 2017, en Argentina hay 2 millones de hectáreas con presencia de Raigrás resistente a glifosato, siendo la provincia de Buenos Aires la que presenta el 75% de ese valor, seguida por Entre Ríos y Santa Fe con un 14 y 10% respectivamente y Córdoba con el 1% restante.

Curvas de dinámica de emergencia

Conocer los momentos en que nacen las malezas es clave para planificar una estrategia de manejo. En términos generales, Raigrás presenta una emergencia temprana y concentrada en el otoño, que se extiende hasta principios del invierno (Figura 1). Por supuesto que esto varía año a año, según regiones, cultivo antecesor, nivel de cobertura, etc., por lo que el monitoreo sigue siendo la práctica indiscutible para hacer un manejo lote a lote.

Figura 1: dinámica de emergencia de Raigrás

Manejo cultual

La germinación de Raigrás es promovida por la labranza, produciéndose luego de la misma un pico de nacimientos. Por otro lado, tolera el sombreo y si bien se han medido menores emergencias y crecimiento dentro de cultivos de servicios, su supresión no puede considerarse muy satisfactoria. No obstante estos cultivos aportan para una menor producción de semillas del raigrás y para que los herbicidas trabajen sobre poblaciones más chicas, disminuyendo así la presión de selección.

Dispersión y banco de semillas

El banco de semilla es de corta duración, lo que implica que si se hace un manejo exhaustivo durante 3 o 4 años, debería reducirse marcadamente. Un manejo riguroso deberá ir acompañado del cuidado de ingreso de semillas por otros medios, especialmente de las cosechadoras que provengan de lotes infectados.

En Raigrás, el manchoneo de las primeras matas que se vean en los lotes es una práctica muy efectiva y económica. Puede hacerse con azada, mochila, pulverizadora o con aplicaciones dirigidas (Weed-it, Weed seeker) en caso de contar con esta tecnología.

Manejo químico

Podemos distinguir dos momentos claros para el control de Lolium spp, el barbecho y dentro de los cultivos de fina, siendo en términos generales, un problema mayor para estos últimos (Figura 2).

Figura 2: situaciones en las que más se dificulta el control de Raigrás resistente a glifosato

Barbechos

Existen diferentes herramientas para el control residual de Raigrás en los barbechos. En el 2018 se probaron en Cerrito, Entre Ríos, 14 alternativas de 6 sitios de acción distintos. Se evaluaron muy buenos resultados de control con el grupo de inhibidores de ALS e inhibidores de pigmentos. No obstante también fue satisfactorio el control con atrazina+metolaclor, trifluralina y flumioxazin, tratándose de sitios de acción todos diferentes entre sí. 

Se debe tener presente que muchos de los residuales no poseen control sobre las plantas ya nacidas y cuando igualmente lo tuvieran, si la cobertura verde al momento de aplicar es alta, debe antes secarse. Esto puede hacerse con graminicidas FOP o DIM, paraquat o glufosinato de amonio, en estos 2 últimos casos solo si las plantas son muy pequeñas.

Si no se aplican residuales y el control se hace tardíamente, con plantas de más de 10-15 macollos, pueden producirse rebrotes luego de la aplicación solo de graminicidas, por lo que se recomienda la técnica del doble golpe, haciendo una segunda aplicación con un desecante como paraquat o glufosinato, luego de una primera aplicación con graminicida. En la Figura 3 se pueden observar los tratamientos más utilizados en cada zona para el control de plantas nacidas en los barbechos, según una encuesta realizada por REM en 2018.

Figura 3: Tratamientos utilizados para el control de Raigrás resistente a glifosato ya nacido en el barbecho

Cuando en el barbecho se quiera controlar Conyza y Lolium nacidos, surge la opción de mezclar graminicidas con hormonales. Si las malezas son pequeñas no se va a observar antagonismo, pero si son de mayor tamaño se verificará una menor performance a la esperada en Lolium. Las opciones son: separar las aplicaciones, subir la dosis de graminicida o utilizar hormonales con menor antagonismo como fluroxipir, clopiralid o picloram, siendo los peores 2,4D y dicamba.

Postemergentes en fina

Como se dijo, Lolium es un problema en cereales de invierno y son muy pocas las opciones para su control en postemergencia: pinoxadem (Axial), iodosulfuron+mesosulfuron (Hussar), piroxulam+metsulfuron (Merit) o flucarbazone sódico (Everest), siendo las 2 primeras las más utilizadas (Figura 4). Es decir que hay solo 2 sitios de acción efectivos, ACCasa, el primero de ellos, y ALS el resto. Los herbicidas utilizados aquí no deberían coincidir en su sitio de acción con los utilizados en barbecho.

Figura 4: Tratamientos utilizados para el control de escapes de Raigrás en trigo

Es importante recordar que en postemergencia de cereales de invierno, las aplicaciones tempranas logran un mejor control y menor pérdida de rendimiento por competencia.

Si se debe controlar tanto Rama negra como Raigrás, el herbicida Hussar tiene control de ambas, mientras que al Axial deberá mezclarse un hormonal, que genera cierto antagonismo lo que obliga a aumentar su dosis.

Recomendaciones de las compañías

Consultar los marbetes de cada producto antes de usar y comunicarse con el equipo técnico de cada compañía en caso de dudas.

 

Bibliografía:

 

Descargas