¿Se pasa el maíz para silo?: a no desesperar

Bajo la premisa de que ‘no existe el maíz pasado’, Pablo Cattani abre un abanico de soluciones para lograr un silo de calidad, aún cuando la seca nos pisa los talones.    

Si bien en términos generales las lluvias son aceptables, la falta de agua en ciertas zonas se está haciendo sentir. Esto se nota en algunos maíces para silo – sobre todo aquellos sembrados temprano -, que empiezan a amarillear y corren el riesgo de pasarse.

Frente a este escenario, el asesor privado Pablo Cattani recomienda no desesperar, y nos brinda 3 alternativas para no resignar calidad. “Para empezar, hay que saber que no conviene picar antes del 35% de materia seca (MS), aunque en ganado lechero puedo estirarme hasta un 42% y en carne aún más, casi hasta el 50%”.

Frente a un estrés hídrico que acelere el riesgo de pasado, lo primero a considerar para conocer el margen de maniobra con que contamos, es el rendimiento en grano. Cattani explica que “cuanta más proporción de grano menos problemas tendremos para demorar el picado. El grano es lo que aporta digestibilidad y nutrientes al silo. En la medida que se pasa, aumenta su contenido de almidón y, por tanto, su aporte energético y digestibilidad”.

Por el contrario, si la relación grano/planta es menor a 1, el margen para retrasar el picado es menor, ya que se afecta la digestibilidad.

Opción 1: optimizar el picado

Una variable sobre la que podemos actuar para ensilar un maíz que tiende a pasarse es la calidad de picado. “Con plantas muy secas (38% de MS en adelante) tendremos que picar muy parejo para garantizar un tamaño de picado uniforme”.

Pero sobre todo habrá que asegurar un buen partido del grano. “En estos casos no basta con ‘tocar el grano’ sino que hay que partirlo. Las estadísticas indican que debemos tener un 70% de partículas de grano de menos de 5 mm, es decir, un grano casi molido”, advierte el especialista.

Opción 2: hacer doble inoculado y embolsar

Si el maíz se pasa demasiado, todavía tenemos la opción de aplicar una doble dosis de inoculante y aumentar la compactación. “Incluso, pensando que un maíz seco puede hacer difícil la compactación, puede descartarse la opción aérea y optar por un silo embolsado”, explica. Este ofrece una ventana más amplia de manejo y una seguridad de fermentación mayor.

Opción 3: hacer silo de grano húmedo

Para quien se duerma en los laureles y pase de largo las instancias anteriores, siempre está la alternativa de hacer grano húmedo. “Con grano lleno, previo a madurez fisiológica, puedo hacer un excelente silo de grano húmedo, rico en energía”, explica el técnico. Lo que resta en este caso será cómo suplir la fibra que nos falta en la dieta.

Etiquetas:, , ,