3/9/21 00:00

Aapresid participó en la jornada del CIMMyT

“Agricultura de Conservación en un Contexto Global”. Referentes de Aapresid llevaron la experiencia de la innovación colaborativa y sustentable.

El presidente David Roggero, la presidente honoraria María Beatriz 'Pilu' Giraudo, y el Gte. del Sistema Chacras Tomás Coyos, llevaron la experiencia de la innovación colaborativa y sustentable.

2021-08-30_Evento_CIMMYT

El 30 de agosto se realizó una jornada de capacitación virtual e intercambio de experiencias sobre agricultura de conservación organizada por el CIMMyT (Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo), organización internacional dedicada a la investigación científica agrícola y que tiene el objetivo de promover sistemas de producción más sustentables.

AAPRESID fue invitado a participar del evento para contar su experiencia en la implementación de prácticas agrícolas sustentables y el rol central que juega el productor en este paradigma de mejora continua.

Luego de unas palabras de bienvenida de Louis García - especialista en vinculación con mercados agrícolas de CIMMYT -, nuestro presidente David Roggero hizo una introducción sobre el recorrido de AAPRESID impulsando la implementación de sistemas de siembra directa desde hace más de tres décadas. 

Destacó que en AAPRESID se trabaja a partir de la innovación, el trabajo en red y basados en la ciencia, y agregó que “tenemos el desafío de difundir esta manera de producir fibras, alimentos y energía de manera sustentable porque es el camino de conservación de nuestro planeta”.

Presentadores_10

A continuación, María Beatriz ‘Pilu’ Giraudo (Presidente honoraria Aapresid y miembro del Programa Internacional) expuso sobre la agricultura de conservación, destacando el recorrido de AAPRESID y de nuestra región en la implementación de sistemas productivos sustentables. 

Indicó que los productores se enfrentan a múltiples demandas, como cuidar la superficie cultivable que se degrada año a año, preservar el agua dulce y disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que genera el sector. Retos que los motivaron a liderar un cambio de paradigma: desterrar un modelo de deterioro basado en labranzas, para pasar a uno de cuidado, basado en siembra directa y emulando a la naturaleza.

“Toda esta revolución fue gracias al intercambio permanente de productores”, afirmó Giraudo. Ésto ha permitido incrementar la productividad al duplicar la superficie cultivada y sextuplicar los rindes, reducir la erosión de los suelos, mejorar la eficiencia en el uso del agua, reducir las emisiones de GEIs, capturar más carbono en los suelos, entre otros. 

Presentadores_2

Estos resultados muestran que el trabajo responsable y basado en la ciencia puede resultar muy favorable y beneficioso, produciendo más alimentos y de mejor calidad para abastecer a una población creciente, siendo más eficientes y utilizando menos recursos, y siendo resilientes al cambio climático.

En este sentido, Pilu agregó que es vital la vinculación con actores internacionales para contar y mostrar la forma en que producimos, el enorme potencial de escala que tiene la agricultura de conservación en el mundo (sólo implementada en el 12% de la superficie cultivada), y presentar a la agricultura como parte de la solución a retos como el cambio climático y el cumplimiento de la agenda de desarrollo hacia el 2030. 

Giraudo cerró su presentación afirmando que, por primera vez en la historia, estamos frente a la oportunidad de entregar a las nuevas generaciones suelos en mejores condiciones que los recibidos.

A su turno, Tomás Coyos, Gte. del Programa Sistema Chacras de AAPRESID, expuso cómo desde el año 2007 el trabajo del programa en investigación, desarrollo de tecnologías y su posterior adopción contribuye al desarrollo y a la mejora en las prácticas de agricultura de conservación. 

Bajo las banderas “aprender produciendo” y por el “protagonismo horizontal”, Coyos contó que el Sistema Chacras  “tiene como finalidad que entre una demanda (...) y salga una respuesta que llamamos producto de calidad”. El resultado de este proceso en el cual es protagonista el productor y sus preguntas, es un producto desarrollado con aval y apoyo científico, que tiene impacto positivo en el sistema por el abordaje holístico de los sistemas agropecuarios sustentables, y que es factible de ser aplicado a campo.

Presentadores_12

Las preguntas concretas que se plantean los más de 160  productores y que guían el trabajo de las distintas Chacras y Redes Temáticas de las distintas regiones del país van desde cómo ajustar los sistemas productivos a los limitantes del contexto particular, hasta cómo agregar valor a las materias primas en origen, ejemplificó Coyos. 

Como conclusión, Coyos explicó que el camino a futuro es poner a disposición la plataforma para integrarnos y “potenciarla en la búsqueda de más y mejores tecnologías” teniendo en cuenta tres ejes fundamentales: el profesionalismo joven, el desarrollo de proyectos basados en modelos de triple impacto (económico-ambiental-social), y la incorporación de la visión del valor agregado en origen para el desarrollo local.

Al cierre, luego de un animado espacio de intercambio centrado en las necesidades del sector y los desafíos en la vinculación entre los actores y búsqueda conjunta de soluciones, David Roggero compartió la conocida reflexión “nadie sabe tanto como lo que sabemos todos juntos”. 

En línea con esta idea, la jornada de intercambio fue uno de los primeros pasos en la vinculación con el CIMMyT, esperando continuar con estos eventos de enriquecimiento y con la mirada puesta en el objetivo de mostrar y escalar mundialmente los sistemas de producción sustentables que se implementan en Argentina.

Podés revivir todo el encuentro AQUÍ.