Si las perspectivas de cosecha siguen favorables tanto en Brasil como en nuestro país, aprovechar los precios disponibles actuales y cubrirse ante devaluaciones severas resulta muy atractivo.

En la última quincena del mes de noviembre y los primeros días del presente mes,  los futuros de oleaginosa lateralizaron entre los 475 y 480 dólares por toneladas, tocando máximo de 9 semanas el día 29 de noviembre.

Con la cosecha estadounidense terminada alcanzando los 88 millones de toneladas (proyección del USDA) los precios parecen lateralizar en los valores actuales, a la espera del comportamiento de la demanda de soja norteamericana, y fundamentalmente,  con el foco puesto en Sudamérica.

Por el lado de la demanda, vale destacar  la firmeza que muestra las ventas al exterior desde Estados Unidos, con China llevándose casi la totalidad de las compras, hasta la semana pasada. Al momento de desarrollarse estas líneas, el país norteamericano lleva comprometidos el 95% de las ventas previstas de la campaña 2013/14 con destino al exterior. Adicionalmente, comenzaron a verse ventas de cara a 2014/15 que hasta el momento alcanzan las 870.000 toneladas.

soja

Pero la última semana, las ventas mostraron alguna caída, llamándose la atención que China no figuraba entre los principales 5 compradores de mercadería estadounidense. ¿Las razones? Las noticias de que algunos embarques de maíz genéticamente modificado provenientes desde Estados Unidos alarmaron a los compradores del gigante, alentando a disminuir las compras; pero fundamentalmente, en esta época del año China comenzaría a redirigir sus compras hacia Sudamérica. De no mediar problemas logísticos como se vieron a principios de año en Brasil, donde las demoras en los puertos llegaban hasta los 60 días, todo parecería indicar que el país de Asia estaría listo para recibir soja sudamericana.

En Sudamérica, las ventas brasileras de oleaginosa vienen algo retrasadas respecto a los años previos, alcanzando el 33% de las mismas para la campaña 2013/14, un 15% menos que a igual fecha de 2012.  Con el lento ritmo de ventas, y una proyección de producción de 90 millones de toneladas, es de esperar que los compradores globales redirijan sus compras hacia el hemisferio sur. A la fecha, la siembra en el país vecino ronda el 90% del área pronosticada, gozando de buenas condiciones en general. De confirmarse el volumen producido, el gigante sudamericano sería el principal productor mundial.

Pero vayamos a nuestro país, donde las perspectivas de siembra son muy favorables para la oleaginosa. De hecho, algunos productores abandonarían el maíz para sembrar más soja, lo que derivaría en un aumento aun mayor en el área sembrada. Según la Bolsa de Cereales en su informe semanal, el área sembrada alcanzaría las 20.450.000 hectáreas. Por su parte, las estimaciones auguran una producción alrededor de 56 millones.

En cuanto a las ventas, el ritmo de  entrega por parte de los productores continúa lento, a pesar de que en gran parte de noviembre, las fábricas pagaban valores por encima de su capacidad teórica de pago ante la urgida necesidad de adquirir mercadería. Pero con el avance del mes, y  algunas mejoras externas, la capacidad de pago mejoró, pero dicha condición no se tradujo en mejores precios ofrecidos. No obstante, el segmento disponible continúa en valores que rondan levemente por encima de los $2000, mostrando valores más que atractivos para realizar operaciones a los valores actuales. Sin embargo, la necesidad de no quedarse anclado en pesos, ha llevado a acopiar mercadería.  

No obstante, si las perspectivas de cosecha siguen favorables tanto como para Brasil como en nuestro país, aprovechar los precios disponibles actuales y cubrirse ante devaluaciones severas resulta muy atractivo, ya sea por medio de instrumentos como dólar futuro o los bonos denominados “dollar – linked”, sobre todo pensando que si los precios en dólares no mejoran, necesitaríamos un dólar para mayo en torno a los $8 para obtener un rendimiento que ronde el 30% a los valores actuales.

Fuente: Informe BLD. 5-12-2013. Marcos Porta. Analista de Mercados – BLD