La representante del Ministerio de Agroindustria y ex titular de Aapresid, remarcó las ventajas de la siembra directa y la importancia de que exista una normativa homogénea en el país con respecto a los fitosanitarios.

En LN+ Campo, que se emite los sábados a las 9 en el 715 de Directv y el 20 HD de Cablevisión, estuvo invitada María Beatriz «Pilu» Giraudo, coordinadora de Políticas Públicas de Desarrollo Sustentable del Ministerio de Agroindustria y presidente honoraria de Aapresid, y habló sobre las virtudes de la siembra directa y la importancia de las buenas prácticas agrícolas para cuidar el ambiente.

Giraudo aseguró: «El 90% del país practica siembra directa, es una herramienta que cambió la agricultura de labranza que deterioraba el suelo» ya que con el viejo método se perdía agua y nutrientes.

Consultada sobre el vínculo entre este tipo de siembra y el uso de fitosanitarios, Giraudo explicó: «Hay una asociación tremenda entre siembra directa, deforestación, soja y glifosato y realmente cualquiera de esas herramientas si no está en un sistema de uso responsable, es dañino; pero manejándolos como corresponde son herramientas que permiten producir pero conservando».

La funcionaria destacó que a nivel internacional la exigencia «es enorme con respecto a la toxicidad» y señaló: «Casi todos los productos que usamos a campo son banda verde».

Con respecto a las denominadas buenas prácticas agrícolas, Giraudo precisó: «Estamos convencidos que podemos tener un liderazgo a nivel mundial. El primer paso es tratar de hacer homogénea la normativa vigente y trabajar con incentivos para quienes lo implementen», afirmó.

Además se presentó un informe sobre la cadena productiva de maíz, como segundo cultivo detrás de la soja. El año pasado se produjeron 29 millones y medio de toneladas. Para la campaña 2016/2017 se espera un crecimiento de 18% de las áreas sembradas.

Fuente: La Nación