Para iniciar a responder esa pregunta, en el marco del Congreso Aapresid, el Lic. Gustavo Idígoras (Presidente de Ciara y CEC) expuso los tres pilares de la agricultura sustentable, presentado en enero de éste año en el seminario sobre agricultura sustentable argentina en Bruselas.

Primero se refirió al programa Agroideal que CIARA-CEC desarrolló con Fundación Vida Silvestre y Nature Conservancy, para mapear todo el Gran Chaco argentino y demostrar que la soja no produce deforestación. “Los valores registrados  entre 2008 a 2018 fueron de un 0,09 %, esto permite revertir ese concepto a nivel internacional”, aseguró.

El siguiente punto que destacó es la siembra directa, reduciendo en un 96% la erosión de los suelos y secuestra carbono. “Aquí tenemos todo un potencial, porque el 93% de la superficie agrícola de nuestro país se realiza bajo siembra directa y es reconocida como la mejor práctica de conservación agrícola del mundo, sólo tenemos que comunicarla”, afirmó.

Para el tercer pilar, Idígoras explicó que antes el mundo venía discutiendo en medir cuanto carbono que se emite, pero eso cambió y ahora hay que hablar de compensaciones, precisamente de carbono neutro.

Dentro de los estándares ambientales comerciales privados hay un mundo cerca de 263 con una gran controversia en materia de certificación y la tendencia es sustituirlos por públicos. “Hasta ahora era un nicho de mercado, pero en el corto plazo va a ser una obligación, y esto es un cambio de paradigma. Para no quedarnos afuera del mercado, trabajemos  desde ahora y teniendo en cuenta nuestra propia visión”, subrayó.

Par nombrar lo que está exigiendo el mundo nombró a Europa (con el pacto verde, biodiesel (soja sustentable)), China (huella de carbono y prácticas ambientales), Vietnam  (soja y harina libre de salmonela), Tailandia (no presencia de residuos), India (certificación de sustentabilidad de aceite de soja) y para acceder a los mercados internacionales se estará condicionado al cumplimiento de estándares ambientales. Frente a eso dijo “Tenemos la oportunidad de líderes, no perdamos esa oportunidad”.

En línea con lo expuesto por Idígoras,  Mg. Sabine Papendieck (Programa Argentino de Carbono Neutro) habló de la multiplicidad de estándares e indicadores ambientales y el desafío de posicionar nuestros productos en el mundo. Frente a ese contexto, y para empezar,  se puso foco en el CO2 y la agricultura es parte de la solución al desarrollo sostenible.

Papendieck explicó que el Programa Argentino de Carbono Neutro (PACN) es un programa privado de adhesión voluntaria cuyo objetivo promueve la consolidación de una marca sustentable para productos de los sectores de alimentos, bebidas y bioenergías argentinos de exportación. Esta marca se logra mediante el trabajo sectorial conjunto sobre metodologías de cuantificación, prácticas de medición, mejora y neutralidad de la huella de carbono hasta la captura del valor económico de las reducciones logradas más allá de los compromisos existentes.

La Bolsa de Cereales se conforma como Administrador Institucional del PACN, coordinando la participación de las diversas Bolsas involucradas. Por su parte, la Secretaría General realiza la coordinación técnica y operativa del PACN dando soporte al Administrador Institucional. El trabajo está organizado en distintas mesas. Actualmente está consolidada la mesa de oleaginosas  con un grupo consultor sectorial e invitados como organizaciones gubernamentales, instituciones de investigación, etc. El objetivo es avanzar con las mesas de trigo, maíz, carne vacuna, etc.

Actualmente hay un convenio específico del PACN con la Agencia de inversiones y comercio internacional.

Antes de cerrar, Sabine Papendieck dijo “El desempeño ambiental es un agregado de valor en origen y debemos aprovecharlo”