19/11/21 00:00

Cultivos de servicio para reducir la salinización de los suelos

La Chacra América representó a Aapresid en el Simposio Global de Suelos Afectados por Salinidad organizado por la FAO, donde presentó resultados sobre el uso de cultivos de servicio en suelos salinos y anegables de la Pampa Arenosa.


Foto. Napa Freática salina

El pasado 20 al 22 de octubre, La Chacra América participó del Simposio Global de Suelos Afectados por Salinidad "Detener la salinización del suelo, aumentar su productividad", organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que se celebró en formato virtual. 

Según el Mapa Mundial de Suelos Afectados por Salinidad de la FAO, presentado en el simposio, hay más de 833 millones de hectáreas de suelos afectados por salinidad en todo el mundo, lo cual significa un 8,7% del planeta. La mayoría de ellos se pueden encontrar en entornos naturalmente áridos o semiáridos en África, América Latina y Asia. Sin embargo, el mapa también muestra que entre un 20 % y un 50 % de los suelos irrigados en todos los continentes son demasiado salinos, lo que implica que más de 1500 millones de personas en todo el mundo afrontan importantes desafíos para cultivar alimentos debido a la degradación del suelo.

El simposio reunió a científicos de todo el mundo para compartir conocimientos sobre la prevención, la gestión y la adaptación a la salinidad y establecer conexiones críticas entre la ciencia, la práctica y la política, facilitando el debate entre los responsables políticos, los productores de alimentos, los científicos y los profesionales para la gestión sostenible de los suelos afectados por salinidad. 

La Chacra América mostró los resultados de la investigación que viene realizando en conjunto con el INTA y la Facultad de Agronomía de la UNLPam sobre cultivos de servicio (CS) como herramienta para el manejo del ascenso de sales por capilaridad en suelos con elevado riesgo de anegamiento.

La pampa arenosa es un área de escasa pendiente regional y pobre drenaje, y se ve afectada por inundaciones frecuentes y napas cada vez más cercanas a la superficie, que comprometen la conservación del suelo y la producción de cultivos. Los  CS permiten generar cobertura y consumir excesos hídricos en los largos períodos de barbecho.

A partir de la investigación realizada, la Chacra observó que los CS contribuyen a reducir la salinización de la superficie del suelo y a bajar el nivel freático en áreas con un alto riesgo de inundación. Es por ello que con el uso recurrente de esta práctica, la salinidad se limita a las porciones más bajas del perfil del suelo, permitiendo la siembra exitosa de cultivos y pasturas.

Sin embargo, a nivel de cuenca, el uso de CS no es suficiente para gestionar el exceso de agua y reducir los niveles freáticos poco profundos durante las inundaciones. Esta práctica debe implementarse con un enfoque sistémico, incluyendo pasturas y árboles en las áreas de recarga y cultivos tolerantes a la sal en las áreas de descarga.

Accedé al póster presentado en el simposio acá.