25/06/21 00:00

Lo que dejó la reunión del Nodo Oeste Aapresid

Las Regionales del Nodo lideraron un taller virtual dedicado a la productividad del agua. ¿Cómo lograr sistemas más eficientes?

taller_de_agua2

 

El especialista de INTA Rodolfo Gil encabezó la jornada llevada a cabo el 4 de junio, e hizo foco en los principios a tener en cuenta para aumentar la productividad del agua para beneficiar a la economía y sustentabilidad de los sistemas. 

La primera clave está en el balance entre la fotosíntesis y descomposición: “si consumimos y descomponemos más de lo que producimos, el sistema se degrada”, explicó Gil. Apuntó a considerar la productividad a partir de la eficiencia de producción por unidad de recurso utilizado y el tiempo que hay que darle a los procesos para que se expresen; entendiendo que la mayor parte de la biomasa vegetal viene del agua y el aire.

Para hacer un uso eficiente del agua, habló sobre la importancia de la transpiración. “La única salida del agua que es rentable y sustentable es la que se va por transpiración”, aseguró Gil. Planteó que cuanto más energía recibe un cultivo -principalmente mediante radiación, temperaturas y aportes de agua y nutrientes- más agua puede transpirar, es decir, la producción de biomasa vegetal está íntimamente relacionada con la transpiración y fijación de dióxido de carbono.

Por otro lado, recomendó considerar la demanda hídrica del ambiente y la evapotranspiración del cultivo. Sobre la eficiencia en el uso del agua de los cultivos indicó que “el primer paso es capturar el agua y almacenarla, lo que depende de una eficiencia de utilización que se debe transformar en biomasa; cuanto más agua almacene, utilice y transforme, más producción de materia orgánica y una estructura de suelo funcional para seguir almacenando agua”, explicó Gil, dando cuenta de la circularidad en los conceptos que hacen a la eficiencia en el uso del agua.

Además, explicó que para el ingreso y la retención de agua en el suelo juegan un importante papel los macro y microporos, respectivamente. Esa estructura del suelo y porosidad está dada principalmente por la materia orgánica, actividad de las raíces, actividad biológica y el tránsito

Para la pcia de Córdoba, Gil comentó que en muchos casos hay problemas de infiltración - escurrimiento y alto gradiente de presión de vapor-:. “cuando medimos las eficiencias de barbechos, no superan el 20%, lo que significa que aplicamos una técnica para juntar agua perdiendo el 80%”. Por lo que remarcó la importancia de los cultivos de servicios que, entre otros beneficios, aumentan significativamente la relación entre la lluvia caída y la lluvia efectiva. 

Finalmente, la utilización hídrica depende de la habilidad del suelo de entregar agua y de la habilidad que tenga la planta para sacar agua por medio de las raíces. Gil explica que para eso “tenemos la posibilidad de intervenir a través de la elección de especies y genética, manteniendo una estructura que permita la recarga permanente del almacenamiento del suelo, con profundización de raíces y con planificación del manejo, rotaciones y la intensificación con cultivos de servicios para mantener un equilibrio entre el carbono y el nitrógeno”, y concluye el horizonte está en cómo canjeamos agua y carbono.

 

taller_de_agua4