El informe del USDA vino con pocas novedades, sobre todo para los mercados de maíz y soja. El trigo fue quien regaló una excusa para cerrar al alza con algo más de 3 dólares por toneladas en todas sus posiciones.

 

Como cada mes, el USDA (United States Department of Agriculture) publicó su informe de oferta y demanda.

En la hoja de balance de los Estados Unidos la soja no registró ningún movimiento. Se predecía que la producción y los rindes no cambiarían, pero podía llegar a verse algún retoque en el dato de exportaciones, ya que las ventas al exterior vienen algo adelantadas respecto al promedio de los últimos años. Sin embargo esto no sucedió, y el Departamento de Agricultura mantiene su estimación  en 55.8 millones de toneladas. El fundamento que encuentra el organismo oficial es que se espera que, a partir de ahora, sea Brasil quien comience a proveer al mundo de poroto. Por esto, los stocks finales para Norteamérica se mantienen en 11.44 cuando el mercado esperaba 11.1 de tns.

Respecto a Sudamérica, los operadores esperaban un incremento en la producción brasilera y un recorte en la argentina, pero sólo modificaron la proyección para el país, pasando de 57 millones a 55.5 millones de toneladas, aunque lo esperado por los traders era un dato de 54.5.  Esto en parte ayudó a la baja de los precios. Esta zona no se modificó en absoluto, y se mantienen las proyección de 36.5 y 86.5 millones para Argentina y Brasil respectivamente. El esperado para nuestro vecino era de 87.5 millones.

Para Brasil el esperado era de 104.4 millones, 400 mil tns más que el informe de enero, pero el USDA dejó sin cambios su estimación, aún cuando consultoras privadas de nuestro vecino hablan de 107 millones. Los stocks mundiales registraron una ligera baja pasando de 82 a 80 millones, pero el mercado no lo tuvo en cuenta.

El maíz observó el informe, cotizó a la baja, luego al alza y terminó la rueda  en negativo. Para Estados Unidos, la producción y el rinde se mantuvieron y sólo se modificó el consumo para etanol, con un incremento de 600 mil toneladas. Los stocks finales para el país del norte vieron una reducción de casi 1 millones de tns. Para los mundiales el recorte fue mayor y pasaron de 221 a 217,5 millones. Aún con estos menores stocks, tanto en Norteamérica como en el mundo, la baja en la oleaginosa puso presión sobre el cereal.

El trigo fue el único que cerró con ganancias. La baja de los Stocks mundiales sirve de fundamento para esta suba; los mismos, se vieron reducidos en alrededor de 5 millones respecto al último informe y al dato esperado que era similar a este. Esta baja en stocks se debe a una merma en la producción estimada para Kazajistan (1,5 mill) Ucrania (0,2 mill) e India (3 mill).

Emitido el informe queda mirar los pronósticos para Latinoamérica, tratando de deducir como se comportará el mercado. Para la zona núcleo se espera algo de lluvias para el fin de semana que, si se cumple con lo pronosticado, no traería problemas para los cultivos.

Fuente: Ignacio Capózzolo – BLD