17/07/14 15:53

La expectativa de cosecha récord de soja en Estados Unidos marca el pulso del mercado.

Quincena poco alentadora para los futuros de soja en Chicago, cerrando el mes de junio con un balance negativo de 34 dólares en la posición más cercana. ¿Qué esperar para lo que se viene? 

¿Qué ha pasado? Como ya se venía evidenciando, todas las estimaciones mantienen que de no mediar grandes complicaciones, nos avecinamos a una nueva cosecha récord en Estados Unidos. Dicha situación ha direccionado al mercado a la baja ante la posibilidad de que la producción aumente en al menos 10 millones de toneladas, y se sitúe ligeramente por debajo de los tres dígitos (100 mill.)

En línea con esto, el último informe de stocks trimestrales relevó que los stocks al 1 de junio en Estados Unidos se situaban en 11 millones de toneladas, cuando el mercado descontaba inventarios por 1 millón menos, lo que habría puesto a los inventarios en su nivel más bajo en más de dos décadas.

Luego de dicho informe, los futuros del poroto sufrieron una venta masiva de contratos por parte de los fondos de inversión, quienes vendieron poco mas de 20.000 contratos en Chicago, con el futuro con vencimiento en agosto cayendo 17 dólares la tonelada,  ante el mayor relevamiento de inventarios.

No obstante, el mercado disponible podría haber sobreestimado un poco el informe del USDA de stocks trimestrales. Las razones pueden darse en lo siguiente: según el mismo USDA el país del norte ya prácticamente embarcó lo previsto para toda la campaña (43, 5 mill. tns), restando 9 semanas para que finalice la campaña en el país del norte. Sobre dicha situación, la misma entidad estima que se molerán 46,27 millones de toneladas; y pese a que la entidad ha sobreestimado en las últimas 10 campañas el total molido, la molienda debería reducirse considerablemente para que Estados Unidos cumpla con sus expectativas de finales de inventarios; dado que durante junio, julio y agosto se deberían pisar solo 8 millones de toneladas o 2,6 millones de toneladas mensuales. Y pensando en los precios actuales, sería difícil ver a la industria no ver aprovechar estos precios.

mercados

Pese a todo, vale destacar que las importaciones de soja este año son récord histórico según el departamento de agricultura, las cuales alimentan a la industria ante la escasez de stocks. Sin embargo, en su próximo informe mensual, la entidad norteamericana debería hacer un retoque a sus números para que el balance final de campaña se aproxime a las últimas estadísticas oficiales norteamericanas.

Por otro lado, ese mismo 30 de junio el USDA también publicó su informe trimestral de área sembrada de soja, el cual añadió presión bajista, dado que se sembraron 34 millones de hectáreas, aumentando dicho volumen en 2 millones desde el informe de marzo pasado, y 1 millón por encima del consenso esperado por el mercado. ¿El impacto en el mercado? Los futuros de noviembre finalizaron dicha jornada con una caída de 26 dólares.

Pensando en el futuro, las perspectivas en términos de precios siguen siendo poco alentadoras de cara a noviembre, mes relevante ante la llegada del grueso de la producción estadounidense al mercado global. A las buenas expectativas de producción, se suma que los niveles de humedad en Estados Unidos son más que satisfactorios, y no se esperan sequías o aumentos de temperaturas considerables, fundamentalmente en el medio oeste, región que concentra poco más del 50% de la producción entre los estados Illinois, Iowa, Minnesota, Indiana y Ohio. De hecho, el último dato publicado de estado de los cultivos registró que el 72% de los lotes se encuentra en estado bueno/muy bueno.

De confirmarse una producción cercana a los 99 mill. de toneladas, Estados Unidos podría finalizar la campaña 2014/15 con inventarios por casi 9 millones de toneladas, y un ratio stock/consumo de 9,4%, valores más que considerables si se estima que para esta campaña dichos valores alcanzaran 3,4 y 3,7% respectivamente. Igualmente, vale destacar que aún es prematuro para determinar firmemente estos números.

En el mercado local, la situación es similar. Los valores actuales son menores en comparación a 2013, y ya nos encontramos con valores debajo del umbral de los u$s 300. No obstante, el contexto actual alienta al productor a guardar mercadería, situación que se ve evidenciada en el menor nivel de compras por parte de la exportación y la industria, al llevar comprado solo el 42% de la producción, cuando a esta altura del año dicho porcentaje normalmente superaba el 50%.

Actualmente, las fábricas aun cuentan con algún margen de mejora en sus precios si se observa la capacidad teórica de pago, la cual se sitúa ligeramente por encima de los u$s 313 por tonelada; por lo que  se podría ver algún recupero ante la necesidad de estas de hacerse de mercadería y ante el bajo nivel de ventas actuales.

Ante lo dicho, podemos concluir que ante este panorama, tomará relevancia para el productor poder cubrirse en los mercados a términos, de manera de poder fijar precios de ventas, y con la posibilidad de quedarse cubierto ante cualquier rebote que pueda ver el mercado

Fuente: Marcos Porta
mporta@bld.com.ar