Nuevas alternativas en maíz para aumentar la rentabilidad del cultivo. Composición del grano y cuidados de GMO para la industria alimenticia.

En el marco del XXIII Congreso Aapresid «Biosapiens, La era del suelo», los ingenieros agrónomos Jaime Del Pino y Carlos Shawn nos comentan nuevas alternativas sobre el uso de maíz dentro de la industria alimenticia.

La disertación la comenzó el ingeniero Del Pino y el primer tema que trató fue la composición de un grano de maíz. El mismo está compuesto básicamente por el  germen, el endosperma y el pericarpio. En los granos de los maíces especiales varían las proporciones de sus componentes, lo cual le confiere características determinadas.

Por ejemplo, los maíces pisingallos presentan un pericarpio más grueso y su capacidad de expansión está determinada por el aumento de esta capa. Por otro lado, en los maíces proave o alto aceite el desarrollo del germen el que genera la capacidad de producir mayor cantidad de aceite que otras variedades.

El maíz Flint por su lado, es muy utilizado en la producción de copos de maíz. La característica más relevante de esta variedad es la presencia de un endosperma córneo.

Un aspecto muy relevante que nos recalcó el ingeniero Shawn, es la presencia de organismos genéticamente modificados (GMO). Es indispensable que el porcentaje de GMO sea menor a 0,1% para ser aceptado por la industria alimenticia, de lo contrario, el lote será rechazado y no se podrá aprovechar el valor diferencial de estos maíces.

 

 

Querés ver más videos de #Biosapiens? Hacé clic aquí