Referentes de distintas cadenas analizaron las perspectivas del comercio internacional de alimentos en el contexto actual. ¡No te pierdas la charla completa!  

En el marco del ciclo de charlas virtuales de Aapresid, el Programa Internacional invitó a referentes del comercio internacional de alimentos para debatir el futuro del sector post-pandemia y ofrecer a los productores herramientas para la toma de decisión. 

El presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM) Diego Cifarelli brindó su visión sobre la cadena del trigo, potencialidades de la exportación del grano y productos elaborados. “La agroindustria argentina es el motor de la recuperación de nuestro país; como generadora de valor y puestos de trabajo, será el factor neurálgico para tomar el empujón que necesitamos”.

A esto agregó que hay muchos mercados que podemos atender con nuestros alimentos: Oriente Medio, Asia, África del Norte y Subsahariana. “La cadena del trigo no tiene techo, el potencial es enorme, pero necesita de un plan integral reactivador para toda la agroindustria que sea inclusivo, federal, sustentable y exportador”. También remarcó que debemos solucionar el déficit logístico y de previsión fiscal para explotar el potencial que tiene el país.

Argentina tiene la capacidad de posicionarse como referente en materia alimentaria y del mercado internacional de alimentos post-pandemia.  

Jorge Torelli es secretario de Agroalimentos del MPCyT de la Provincia de Santa Fe y se destaca como representante del sector cárnico, sobre el cual expresó: “el que tenga alimentos tendrá el pozo de petróleo”. También remarcó las potencialidades de América del Sur para el abastecimiento de proteínas a nivel internacional: “en el único lugar que puede crecer la producción de carnes es en Sudamérica”.

 

En cuanto a los desafíos del sector, Torelli puso el acento en la sustentabilidad: “tenemos que continuar trabajando en nuestra Huella de carbono, en la trazabilidad, para dar seguridad a través del control y la mejora continua”. En este sentido, resaltó la importancia de las mediciones, ya que no se puede mejorar lo que no se mide, y la cadena de la carne necesita medirse.

Marcelo Elizondo, Consultor especialista en economía y negocios internacionales, aportó su perspectiva global preguntándose cómo será el comercio internacional en la próxima normalidad. Explicó que, tras la pandemia, habrá atributos del siglo XXI que se acelerarán, como la globalización de los intangibles: “hoy el comercio internacional está más impulsado por la globalización de los intangibles que por el de productos. Así, cobrará importancia la trazabilidad, el cumplimiento de estándares y las certificaciones”. Las sensibilidades que despertó la pandemia no harán más que consolidar ese proceso.

Esto tiene directa relación con la producción agropecuaria en general. Pero ¿cuáles son los intangibles de este sector? Para Elizondo: el know-how y la capacidad de producción, la organización de factores, la incorporación de conocimiento al proceso de producción, el desarrollo de tecnologías duras y blandas, el establecimiento de arquitecturas vinculares virtuosas en toda la cadena y el desarrollo de certezas (como las certificaciones) son sólo algunos.

“En Argentina hay cultura, hay historia, hay inversión, hay conocimiento, pero hay que entender los nuevos paradigmas para saber anticiparse y adaptarse”, concluyó.