Agroindustria destacó la obligación de «responsabilidad extendida» a los fabricantes, que deberán hacerse cargo del destino de los envases que contienen sus productos. Detalles y alcance de la ley.

El Ministerio de Agroindustria de la Nación celebró la sanción de la Ley de Gestión de Envases Vacíos de Fitosanitarios y destacó la obligación de «responsabilidad extendida» a los fabricantes, que deberán hacerse cargo del destino de los envases que contienen sus productos.

En un comunicado, el ministro Ricardo Buryaile destacó que «la sustentabilidad del ambiente es un eje central para nuestra gestión y es muy importante que se haya sancionado esta Ley, que le da certeza a la manipulación de los envases después de haber sido utilizados los productos que contenían». Esta normativa «permite mostrar que hay un compromiso social de todo el sector productivo y empresario para el cuidado del medio ambiente», agregó.

Entre los principales puntos de la norma, aprobada ayer por 162 votos a favor y 13 en contra en la Cámara de Diputados, se establece la responsabilidad extendida a los fabricantes, por lo cual las empresas que registran productos en el mercado tendrán que hacerse cargo del destino de los envases que contienen sus productos.

envases

Por su parte, el secretario de Agregado de Valor del ministerio, Néstor Roulet, explicó que «de esta manera se establece la regulación y procedimientos que deben seguir los productores y aplicadores una vez que hayan usado el producto fitosanitario». En esta línea, Roulet remarcó que «obliga a los productores a entregar sus envases libres de producto en los centros de acopio habilitados y promociona una serie de buenas prácticas, que elimina cualquier peligro posterior a la aplicación de los insumos; con esta Ley se garantiza la gestión integral de los envases vacíos».

A partir de esta legislación, se implementarán sistemas de recolección y lugares de destino de los recipientes, establece un régimen especial de tratamiento con el cual los productores deberán regirse y el triple lavado de los recipientes.

Luego, el envase deberá ser llevarlo a un centro de acopio transitorio y ahí se lo clasificará y canalizará por dos líneas: los que pueden ser reciclados, y los que irán a disposición final.

«De la elaboración de los artículos participaron todos los sectores, público, privados y técnicos; y tanto los productores como la industria se mostraron de acuerdo, lo cual se vio reflejado dentro del Congreso, donde se resaltó que hubo mucho consenso y contó con el apoyo de todos los bloques partidarios», resaltó Roulet.

La iniciativa establece un sistema de procesamiento de envases vacíos en virtud del contenido, requiriendo una gestión diferenciada, de modo tal que la rigurosidad en el traslado y destino final sean los adecuados.

El proceso se articulará en tres etapas: del usuario al Centro de Almacenamiento Transitorio (CAT); del CAT al operador, y finalmente a la industria y comenzará a estar vigente el Principio de Responsabilidad Extendida del Productor (REP).

En este aspecto, es el deber de cada uno de los registrantes de fitosanitarios, responsabilizarse objetivamente por la gestión integral y su financiamiento, respecto a los envases. Y la responsabilidad compartida con los restantes eslabones de la cadena, en la medida de las obligaciones específicas que les impone la normativa.

En la Argentina se consumen unos 17 millones de contenedores de fitosanitarios al año, de los cuales 60% son de 20 litros, lo que significan 13 mil toneladas de plástico; hasta este momento se recoge 35%, lo que implica solamente unas 4.500 toneladas.

Fuente: Infocampo
http://bit.ly/2cLhXkx