1/7/22 00:00

La seca en el NEA: ¿barbecho o vicia de primavera?

Con la semilla de vicia ya comprada y la seca que no dejó sembrar, los productores del norte se debaten entre un invierno de barbecho o la siembra tardía de este cultivo de servicios. ¿Qué hay que saber para decidir?

Experiencia de siembra en septiembre de Vicia en la localidad de Tacañitas, Gral Taboada, Prov. de Santiago del Estero. Foto 1 (de Emilse Vigliecca)

 

La vicia surge como una de las especies más difundidas como cultivo de servicios (CS) y ha tenido particular interés en las rotaciones con trigo, maíz y soja. Por su capacidad de fijación de nitrógeno y el mejoramiento de las condiciones físicas y biológicas del suelo - que destacan entre las muchas otras bondades del cultivo - vicia constituye una opción para la diversificación altamente recomendable, tanto rotaciones de zonas de alta productividad como en ambientes semiáridos. 

 

Pero en esta campaña, la ausencia de lluvias limitó las siembras previstas para marzo-abril, y con ello decayó la implantación de vicia en tiempo y forma en el norte del país. 

 

Con las semillas e insumos ya comprados, surgieron entre los productores de la Chacra Aapresid Bandera los interrogantes: ¿hasta cuándo se puede ampliar la ventana de siembra del CS sin incurrir en pérdidas económicas? ¿Hasta cuándo convienen las siembras tardías?¿Qué se gana y qué se pierde según la decisión que se tome?

 

Siembras de otoño-invierno y su aporte de biomasa.

 

La ventana de siembra óptima de vicia abarca los meses de marzo-abril y se extiende hasta mediados de junio o principios de julio, cuando la estación invernal arremete con el cese de precipitaciones. Con las siembras tempranas se obtiene un mayor crecimiento del cultivo antes del receso invernal; ya que si bien en la primavera la tasa de acumulación de materia seca (MS) es alta, la acumulación final de biomasa y la competencia contra malezas es mucho mayor cuando se siembra en fechas óptimas de otoño. 

 

En cuanto al efecto de la época de siembra sobre la producción de MS, algunos ensayos a campo arrojan datos interesantes. Las siembras de abril generan una  producción potencial de MS que ronda los 6000 kg MS/ha. Mientras que el atraso de la fecha de siembra (FS) puede generar una reducción  de hasta 5000 kg  para las plantaciones de agosto.

 

Efecto de la época de siembra de Vicia villosa sobre la MS acumulada (kg MS/ha) en el Valle Bonaerense del Río Colorado, Villarino, Prov. de Buenos Aires; para 6 fechas de siembra: marzo, abril, mayo, junio, julio y agosto; (Venzolini et al. 2010). 

 

Siembras de primavera: una alternativa para aprovechar las semillas. 

 

Pero para sortear la situación de esta campaña, los productores de la Chacra evaluaron si se podría considerar una FS del 15 de agosto para la zona de Bandera. Esto permitiría a la vicia recibir buenas condiciones de humedad capturando las primeras lluvias primaverales, como así también buenas condiciones térmicas, ya que la T° base de la vicia es de 4°C. De ser así, alcanzaría el IAF crítico (Índice de Área Foliar crítico) a mediados de noviembre, fecha en la cual se podría secar. 

 

Esta estrategia permitiría aprovechar las semillas ya compradas, capturar los milímetros de primavera para asegurar una buena implantación y anticipar el establecimiento de plantas a la fecha de la última helada. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que, en las siembras de primavera, el consumo de agua del CS podría poner en riesgo la disponibilidad hídrica para los cultivos estivales

¿Vicia de otoño o de primavera?

 

Ante la disyuntiva, desde la Chacra acercan recomendaciones que pueden ayudar a la toma de decisiones. Si la disponibilidad hídrica fuese suficiente en agosto, y se espera un verano seco, lo mejor sería pensar en un cultivo de renta como girasol, soja o maíz de primavera. La vicia competiría con el girasol en fecha de siembra y además se llevaría las reservas de agua para los cultivos de diciembre y enero. La tasa de crecimiento de cualquiera de ellos sería mayor al de las malezas y al de la vicia, y al mismo tiempo dejaría una renta.


Si en cambio los milímetros no fueran suficientes, el planteo de una vicia en esta fecha tendría sentido si estamos pensando en una siembra de un cultivo de renta en febrero-marzo, como puede ser el caso del poroto. De otra manera, el costo de implantación de la vicia no le gana al del barbecho, y los servicios de la vicia no serían tan efectivos como en siembras en fecha óptima.