La cosecha en Estados Unidos. Cómo se encuentra la oferta mundial de soja y maíz y cómo afecta los precios y la situación en Argentina.

El inminente ingreso de la cosecha en Estados Unidos ha llevado a que los precios continúen la tendencia bajista la semana pasada. Con un avance de cosecha en torno a los 20-25 por ciento en Estados Unidos; y a la espera de que comiencen a recolectarse los lotes en el medio oeste, principal zona agropecuaria estadounidense, el mercado continuo perforando pisos, y dejándonos un desempeño durante la semana pasada a la baja de 1,14%. Si bien en términos relativos no representa valores importantes, en lo que va del año la soja presenta una caída del 30%; lo que se traducirá en precios considerablemente menores para Sudamérica de cara a lo que viene; en comparación con la campaña que dejamos atrás.

¿Cómo se encuentra hoy Chicago? Al momento de escribir esto la soja se encamina a 4 jornadas de subas positivas de cara al reporte mensual que se publicará el viernes; y permite alivianar un poco la difícil situación en términos de precio que atraviesa el poroto en el mercado de granos más importante a nivel mundial. La llegada de lluvias y menos temperaturas le dio sostén a los precios el día lunes; sumado a que los fondos de inversión especulativos cierran algunas posiciones vendidas, dándole ese impulso adicional al alza.

Situación actual del mercado agrícola

No obstante, el panorama sigue siendo poco optimista. Comenzando por  Estados Unidos, el viernes el USDA volverá a publicar su informe mensual de oferta y demanda; donde algunas previsiones estiman un nuevo retoque sobre los rindes en Estados Unidos, lo que podría derivar en un mayor aumento de la producción. Vale destacar que el departamento de agricultura norteamericano ya estima una producción de 107 millones de toneladas, derivado de un rinde de 31,3 qq/Ha.

Esta situación permitirá recomponer Stocks en Estados Unidos considerablemente, luego de que el país del norte termine la campaña 2013/14 con los stocks más bajos en dos décadas.

Como positivo, vale destacar que posiblemente Estados Unidos esté subestimando la demanda, la cual debería comenzar a tomar fuerza para finales de año, cuando tengamos más definiciones acerca de la producción final estadounidense.

La situación para el maíz es similar que la soja; donde no hay que olvidar que el país norteamericano viene de su mejor producción histórica, y que gracias a las buenas condiciones actuales, se encamina a una nueva cosecha récord, la cual podría alcanzar los 365 millones de toneladas; de confirmarse lo que el departamento de agricultura espera.

La inquietud ahora a tener en cuenta es que se espera para la campaña que viene en Sudamérica y cuál será el panorama de cara a mayo de 2015.

Para Sudamérica se espera que la producción de soja se vea aumentada en un 5 %; y alcance en su conjunto las 160 millones de toneladas, fundamentalmente por el aumento que vería Brasil; según diferentes estimaciones privadas. Esta situación se ve ante el menor costo que presenta la soja en relación al maíz; situación ya conocida por el productor agrícola.

Pero haciendo hincapié en lo que se venía diciendo, la situación en Argentina no se mantiene ajena ni al mercado brasileño ni al internacional.

Los problemas de política económica actuales han llevado a que el productor agrícola se mantenga expectante a la espera de una nueva devaluación, dado que la competitividad ganada en enero por la devaluación, ya fue mermada por la inflación acumulada del 2014.

La caída del precio internacional (37% desde mayo hasta la fecha) y la situación descripta alentaron a que el nivel de ventas sea el menor en 5 años a pesar de que la producción ha sido la mayor. En términos absolutos, se llevan vendidos 32 millones de toneladas; mientras que en términos relativos dicho número alcanza el 59%; el número mas bajo en 5 años en ambos valores.

Es importante recordar que la mercadería retenida podría rondar los 15 millones de toneladas, las cuales pasarán a la campaña que viene. Si se confirma que Sudamérica se abocará a producir más soja, el año que viene será un año delicado en materia de precios, si se piensa que el hemisferio sur aun no ha comenzado las tareas de implantación  y que el precio a mayo actualmente es de u$s 237 la tonelada en el mercado a término; considerablemente inferior a los u$s 297 que se veía un año antes. En este contexto, el 2015 será un año clave para el buen manejo financiero de la actividad; pese a que Estados Unidos podría darnos algún respiro para comienzos de 2015.

Fuente: Marcos Porta
mporta@bld.com.ar