Después de una década signada por los enfrentamientos, el nuevo gobierno eliminó las retenciones para el trigo, maíz, carne y economías regionales y un 5% para la soja. La visión de Pedro Vigneau, vice de Aapresid.

El escenario fue perfecto. Frente a un hermoso maizal a punto de florecer en un campo cercano a Pergamino, el recientemente electo presidente de la Nación, Mauricio Macri, anunció frente a un centenar de eufóricos productores la eliminación de las retenciones al trigo, maíz, carne y economías regionales y una baja del 5% a la soja.

Entre los aplausos que acompañaron el discurso del presidente, también se escucharon las voces del ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile, la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal y el senador Carlos Reutemann.  

«Estoy apostando a la capacidad que tienen de crecer, de duplicar la producción agropecuaria del país», dijo Macri a los productores presentes, cumpliendo así con una de sus principales promesas de su campaña.

Macri cero retenciones

Pedro Vigneau, vice presidente de Aapresid, estuvo presente junto a representantes de otras instituciones y medios de todo el país.

«Después de una década de enfrentamientos y descalificaciones, encontrarnos con esa apuesta que busca que saquemos a relucir el potencial que tenemos es más que gratificante» expresó emocionado Vigneau y agregó que «estamos viviendo un día histórico, se está poniendo en marcha nuevamente uno de los motores más importantes del país»

Pedro

Claro que esta noticia es bienvenida y la Comunidad Agroalimentaria debe disfrutar el momento, pero Vigneau asegura que «ahora es un momento de mucha responsabilidad y es necesario acompañarla con mucho trabajo». «Empoderar al campo, es empoderar al país» reflexionó.

Mirando hacia adelante

La eliminación de las retenciones abre un nuevo panorama. Pedro está seguro de que esto impactará positivamente a nivel social y productivo. «Esta medida permitirá que todos puedan volver nuevamente a rotaciones sustentables, a invertir en tecnología, en fertilización, en buenas prácticas agrícolas. Sólo de esa manera podemos hacer posible nuestro sueño de un sistema de producción sustentable, amigable con el medio ambiente y socialmente responsable» dijo.

«Hay que pagar con alegría más Ganancias»

«Tenemos que dejar de ser el granero del mundo para pasar a ser el supermercado del mundo», sostuvo Macri mientras hacía hincapié en la apuesta de sumar valor agregado en origen, seguramente uno de los desafíos más grandes.

A su vez prometió que será «implacable» con los productores que evadan. «Hay que pagar los impuestos porque ahora los vamos a cuidar y administrar bien. No hay ninguna excusa. Si hay más ganancias, hay que pagar con alegría más impuesto a las ganancias. Porque ese impuesto es solidario, ayuda a que podamos seguir construyendo oportunidades para otros», resaltó.

«A producir, vamos, no hay más excusa, todo tiene cero retención» animó el presidente a los presentes.

A trabajar. ¡Manos a la obra!