17/12/21 00:00

¿Qué hacer con la urea a 1000 USD?

En una campaña marcada por los altos costos de los insumos, la clave está en aumentar la eficiencia de uso a través del buen criterio agronómico.

En la edición del El elevado precio de los insumos es tema central en las conversaciones entre productores y asesores en esta campaña 2021/22. “Los productores están muy preocupados por encontrar los mejores precios para la urea, que luego aplican a campo al voleo, disminuyendo la eficiencia de uso del nitrógeno en un 60-70%”, reveló Gabriel Espósito, docente-investigador de la Universidad Nacional de Río Cuarto en la reunión del Nodo Oeste de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid).

Repasando conceptos, el experto explicó que en la ecuación de fertilización es fundamental considerar no sólo la relación de precios o kilogramos de granos necesarios para comprar un kilogramos de nutriente, sino la eficiencia agronómica, es decir la eficiencia de uso dada por los kilogramos de aumento de rendimiento por cada kilogramo de nutriente aplicado, en comparación a un testigo sin fertilizar.

Por lo tanto, la decisión de fertilización cerrará económicamente “si logro aumentar más el rinde que la cantidad de grano que tengo que vender para comprar nitrógeno”, explicó. En este escenario, entra en juego el precio de la urea, el fertilizante nitrogenado sólido más usado en nuestro país a pesar de ser la fuente que mayores pérdidas de nitrógeno (N) puede tener antes de ser absorbido por el cultivo.

Actualmente, su costo asciende a más de 1000 USD la tonelada, lo que se traduce en aproximadamente 15 kg de maíz para comprar 1 kg de N. Esto plantea un gran desafío a los productores. “La solución está en aplicar agronomía para mejorar la eficiencia de uso del nitrógeno”, remarcó Espósito. El especialista compartió algunos resultados de ensayos y aclaró que no existen recetas, sino más bien experiencias para tener en cuenta y repensar algunos aspectos de manejo:

- Interacción con otros nutrientes: en ensayos en el cultivo de maíz se ha visto que la aplicación de azufre junto al N mejora el metabolismo de las plantas permitiendo ahorrar a razón de 25 kg de N/ha.

- Nutrición balanceada: mediante la fertilización ajustada de nitrógeno, fósforo, azufre y zinc en base al análisis de suelo previo, se vio un aumento en la eficiencia del uso del N de 22 kg de maíz por cada kg de N aplicado.

- Diferir la aplicación del N: la fertilización a partir de V6 permitió un desarrollo radical superior desde el inicio del cultivo en comparación con fertilizaciones a la siembra, lo que toma particular importancia en años secos donde una buena exploración de las raíces es crucial. 

- Aplicaciones fraccionadas en dos momentos: en maíces fertilizados en V6 y V12 se obtuvieron las mejores respuestas, en torno a los 21 kg de grano/kg de N bajo densidad óptima.

- Fertilización foliar: Espósito destacó que la nutrición foliar es una gran aliada para aumentar la eficiencia de uso del N, ya que de esta manera se reducen las pérdidas por una mayor absorción directa por parte de la planta.

- Fertilización variable: Por último, encontraron que la aplicación de N en forma variable, discriminando por zona de manejo y variabilidad ambiental dentro del lote, dio respuestas positivas tanto en siembras tempranas como tardías de maíz.

“Con un manejo agronómico adecuado, seguimos ganándole plata a un nitrógeno caro”, concluyó el especialista, fortaleciendo el rendimiento y la calidad de los cultivos.