29/7/22 00:00

De gira con el “oro del campo argentino”

En un año para hacer lugar al cultivo, productores nos llevan a un “girasol tour” por los principales escenarios del país. Las claves de su manejo, región por región.

Miniatura y Foto 1

 

La coyuntura mundial y los buenos precios imprimen un panorama alentador para el resurgimiento del girasol en la próxima campaña. De norte a sur, referentes pasaron por el ciclo de entrevistas Agenda Aapresid para compartir las claves de un cultivo exitoso.

 

Ajustando densidad y fecha de siembra

 

El NEA, con larga trayectoria girasolera, inaugura cada campaña a partir de mediados de julio y hasta fines de agosto. El mayor condicionante para la siembra es la humedad, remarcó el asesor y productor Martín Canteros, integrante de la Regional Sáenz Peña de Aapresid. “Se debe disponer de al menos 130 mm en el perfil para aspirar a una densidad entre 23 a 29.000 plantas/ha”. 

 

A diferencia del norte, el sur de Bs. As. incorporó girasol a sus planteos más recientemente, como una estrategia para diversificar y complicarle la vida a las malezas resistentes como el raigrás, comentó el productor de Bahía Blanca Guillermo Irastorza. En esta zona es clave aceitar el manejo para dar batalla a los veranos secos y ventosos y a la tosca a 30-50 cm. Esto se logra ajustando densidad y fecha: “entre 20 y 23.000 plantas sembradas lo antes posible, de modo que la floración esquive el déficit hídrico de enero”, precisó.  

 

Hacia el oeste del país (sudeste de San Luis, sur de Córdoba, noreste de La Pampa y noroeste de Bs. As.), los suelos arenosos y con influencia de la napa en bajos no son impedimento para que el girasol encuentre su nicho con la siembra directa. Aquí, el asesor y productor Guillermo Rivetti propone 47 a 55.000 plantas/ha, sembradas a fines de septiembre-principios de octubre. Allí donde la presión de yuyo colorado resistente es mayor, es conveniente hacerlo a partir de la 2º quincena de octubre, previa aplicación de preemergentes, para apurar el cierre del surco y favorecer la competencia del cultivo.

 

Fertilización y control de adversidades bióticas

 

Para asegurar un buen stand de plantas, la fertilización es otro punto clave, sobre todo en chacras viejas, golpeadas por antiguas labranzas y con suelos desnutridos. Allí es crucial usar arrancadores en base fósforo y nitrógeno, incluso biofertilizantes para empezar el cultivo con el pie derecho. En el oeste, dosis de 100-120 unidades de N aplicadas en vegetativo han mostrado buenos resultados para rindes esperados de al menos 30 qq. 

 

Aunque en general es un cultivo muy sano, las siembras tardías en el norte pueden sufrir ataques de orugas, principalmente medidora. Por su parte, los girasoles tempranos tienen mayor control biológico dado que hay menos necesidad de aplicaciones, salvo casos puntuales como el sur de Bs As donde Phomopsis puso palos en la rueda en las últimas campañas. 

 

El girasol en la rotación

 

En el norte este cultivo suele suceder a la soja, y es seguido por gramíneas como maíz o sorgo. Alternativamente, en la región están experimentando hacer cultivos de servicios (CS) luego del girasol, ya sea vicia sola, en mezcla con trigo o Aeschynomene sp, leguminosa estival que se acomoda muy bien entre girasoles sucesivos.

 

Por su rusticidad y tolerancia a la sequía, el girasol tiene ventajas competitivas en ambientes restrictivos del oeste arenoso donde a la soja le cuesta ser rentable. Por otro lado, viene ganando superficie en planteos con integración ganadera, debido a que libera el lote en forma temprana (fines de febrero-mediados de marzo) para que luego calce un CS como vicia.

 

Genética que hace la diferencia

 

Los híbridos Clearfield se destacan dentro de la oferta de germoplasma ya que permiten un manejo más eficiente de malezas como gramíneas, permitiendo utilizar herbicidas residuales a la siembra. También están disponibles materiales menos susceptibles al vuelco y con capítulos inclinados a la madurez, que facilitan el secado y logran correr la cara al daño de palomas. Por su parte, los “híbridos negros”, dan un plus por aceite que puede bonificarse hasta el 20% del precio. 

 

El diferencial por bonificación es un aliciente para cubrir costos de alquiler y de flete a puerto, concepto que se lleva un 18-20% del costo del girasol en el NEA. Así y todo, las perspectivas de precios son muy buenas y ayudan a la toma de decisiones. “Si se asegura la oferta de semillas y las lluvias acompañan, va a ser la campaña ideal para el productor girasolero”, alentaron los productores.

 

Agenda Aapresid es la cita digital donde especialistas, productores y empresas se reúnen para acercar información técnica que el productor agropecuario necesita, cuando la necesita.


Cada edición se estrena de Lunes a Viernes a las 19hs desde la plataforma de streaming Aapresid Comunidad Digital, y los Sábados a las 19:30 hs en formato compacto en Somos Rosario (canal 7 de la grilla analógica y digital rosarina y canal 520 a través de Flow Box y Flow App, en el resto del país).